Fandigital y Comicdigital emplean cookies para determinadas funcionalidades. Si continúa navegando asume la aceptación de las mismas.
¡Invasión! Comic Digital
REVISTA ESPECIALIZADA EN CÓMIC
"¡Mido dos metros y soy de color verde chillón! La gente me mirará me ponga lo que me ponga" Hulka (Sensational She-Hulk)
ID

¡Invasión!

Los héroes de la Tierra, unidos frente a los Dominadores

Un artículo de José María Pérez Cuajares - Introducido el 08/10/2019
¡Invasión!
¡Invasión! USA - 2019
Guionista:Bill Mantlo, Keith Giffen
Dibujante:Bart Sears, Keith Giffen, P. Craig Russell, Todd McFarlane
Editorial:ECC Ediciones - 256 páginas - color Precio:27,00€
PUNTUACION
3,5/5

Artículos relacionados

· Batman: Justicia Ciega

· Superman contra Depredador

· Superman: El Nuevo Milenio #1 – Final del Juego

A finales de los años 80, DC publicaba por vez primera ¡Invasión!, una miniserie de tres entregas en la que se nos narraba el enfrentamiento entre los principales héroes de la casa y una peligrosa raza de alienígenas llamada los Dominadores. Como sucedía en Millenium, la saga en ocho entregas con la que DC Comics comenzaba el año 1988, mismo año de ¡Invasión!, la historia principal era narrada en la serie central, mientras que las consecuencias se dejaban sentir en cada una de las cabeceras de sus personajes más populares. Aquí, las tres entregas de mayor extensión se veían complementadas de forma increíble con los diversos cruces que llevaban el logo del evento en portada y que, en este caso, nos contaban como Superman o la Liga de la Justicia lidiaban con esta inesperada alianza alienígena que ahora les ponía en jaque. A pesar del tiempo transcurrido, la historia demostró recientemente que sigue teniendo tirón, al convertirse en la base para el crossover entre las series de superhéroes de la CW, con guión del propio Keith Giffen.


La trama de la serie es muy sencilla y es que los Dominadores son una raza extraterrestre especialmente preocupada por la proliferación de superhéroes en nuestro planeta, que ha descubierto la existencia de un metagen que está provocando que cada vez sean más los individuos con poderes especiales que nos protegen, lo que sin duda dificulta sus planes de dominación. La solución es sencilla: poner en marcha una alianza con otras razas que tengan el mismo problema, para conseguir así un imparable ejército con el que acabar con nosotros de una vez por todas. A los dominadores se unen así razas como los Khunds, los Durlanos, los Daxamitas o los Thanagarianos, siendo Hawkman uno de los máximos exponentes de esta última, lo que sin duda se pondrá de manifiesto durante la invasión.


Comienza así una interesante trama orquestada por Keith Giffen, un buen conocedor del lado cósmico del Universo DC, que ayudado por el veterano Bill Mantlo, nos deja tres números de ochenta páginas, una extensión mucho mayor de la habitual, repletos de traiciones, acción y aventuras estelares que hicieron las delicias de los lectores a finales de los 80 y que, a buen seguro, lo harán con aquellos que se acerquen a la historia por vez primera. Sin desvelar mucho de la trama, la tercera entrega incluía un brillante giro que contenía una bomba que cambiaría a muchos de los personajes, dándoles protagonismo a los héroes más humanos y menos poderosos de la casa, lo que además de la sorpresa, suponía un interesante cambio de tornas.


También se producían, tras el final de la serie, cambios en muchas colecciones de la casa que, como sucedía por ejemplo en Crisis en Tierras Infinitas, se adaptaban a los hechos sucedidos en la miniserie para modificar a sus héroes a partir de ese momento. Por ejemplo, La Patrulla Condenada de Grant Morrison comenzaba precisamente a raíz de la mencionada bomba, la Liga de la Justicia del propio Giffen se desdoblaba para recibir a su embajada europea, y muchos otros cambios que quizás podamos recuperar en un hipotético segundo volumen en el que ECC reuniera los cruces más importantes de la saga.

A los lápices contamos con un primerizo Todd McFarlane, que sin embargo ya nos dejaba con la boca abierta con primerísimos planos de los temibles alienígenas y sus imposibles fauces, o páginas completas repletas de personajes, como emulando a George Pérez y sus Crisis, pero adaptadas a finales de los años 80. También podemos contar aquí con la ayuda de Bart Sears, otro artista clave en la época, al que sin embargo hemos perdido la pista con el paso de los años. Una nueva oportunidad para disfrutar de este clásico de los cruces de DC que, con la excusa de la alianza orquestada por los Dominadores, realizaba originales cambios en sus personajes más populares y les reunía para una de esas historias más grandes que la vida con la que es imposible no disfrutar.


contactarEdición impresa