Fandigital y Comicdigital emplean cookies para determinadas funcionalidades. Si continúa navegando asume la aceptación de las mismas.
Motorista Fantasma Cósmico: Destruye la Historia de Marvel Comic Digital
REVISTA ESPECIALIZADA EN CÓMIC
"Entender siempre es peor. No entender significa nunca llevar la carga de la responsabilidad. Entender es sufrir." Thor vol. 4 #7
ID

Motorista Fantasma Cósmico: Destruye la Historia de Marvel

Cronología descarriada

Un artículo de Rodrigo Arizaga Iturralde - Introducido el 07/12/2019
Motorista Fantasma Cósmico: Destruye la Historia de Marvel
Motorista Fantasma Cósmico: Destruye la Historia de Marvel USA - 2019
Guionista:Peter Scheer y Nick Giovanetti
Dibujante:Gerardo Sandoval, Todd Nauck, Nathan Stockman
Editorial:Panini Cómics - 136 páginas - color Precio:18,00€
PUNTUACION
3,5/5
AVISO: Éste artículo contiene posibles spoilers. En él se revelan aspectos argumentales que el lector podría preferir descubir por sí mismo.

Artículos relacionados

· 100% Marvel HC - Thanos: Poderes Cósmicos

· 100% Marvel HC - Thanos 3: Thanos Vence

· Marvel Gold - La Saga de Thanos

Creado por el guionista Donny Cates en las páginas de la serie regular de Thanos, el Motorista Fantasma Cósmico funcionaba como una especie de contrapunto cómico al tono serio y trascendente del titán loco a base de comentarios mordaces. Su propia concepción, que reciclaba a los personajes de Punisher y el Motorista Fantasma (literalmente, pues en realidad se trata de una futura versión de Frank Castle que tras fallecer hizo un trato con Mefisto convirtiéndose en el nuevo espíritu de la venganza), ya llevaba implícita una condición de parodia de los héroes brutales y siniestros de los noventa refrendada por su propio diseño gráfico a base de cuero, cadenas, dientes apretados y hombreras con pinchos.


Precisamente fue su condición autoconsciente de parodia irreverente y el tono violento cargado de humor negro de sus acciones lo que haría que el personaje cayese en gracia. El propio Cates exploraría sus posibilidades en una miniserie donde el personaje se trasladaba al presente protagonizando una irreverente versión de la paradoja de Hitler y los viajes en el tiempo sustituida aquí por un Thanos infantil. Una historia que trasteaba con la continuidad alterándola para, de una manera inesperada y no canónica, dejarla exactamente igual. El presente tomo con la segunda miniserie del personaje prosigue el camino abierto por la anterior con ese futuro Frank Castle volviendo al momento crucial de su vida: el asesinato de su mujer e hijos a manos de la mafia y su posterior conversión en un justiciero implacable. Un evento que esta vieja y cansada versión está decidido a cambiar pese a la oposición de numerosos elementos que van desde el siempre omnipresente Uatu hasta su propio yo más joven.


Pese a la ausencia de Cates, el guión firmado a cuatro por el dúo Peter Scheer y Nick Giovanetti mantiene el tono irreverente previo, potenciándolo incluso más mostrando vía flashbacks los diferentes desaguisados cometidos por el protagonista a lo largo de la corriente temporal y su nunca hasta ahora descubierta implicación en numerosos sucesos cruciales de la historia del universo Marvel. Una premisa que permite a los guionistas revisitar algunas de las mejores etapas de las principales cabeceras de la editorial, incluyendo los 4 Fantásticos de Stan Lee y Jack Kirby (revelando como el protagonista fue responsable involuntario de la creación del grupo o que en el fondo Estela Plateada es un capullo envidioso), el Spiderman de Todd McFarlane (y su tono involuntariamente homoerótico), el Punisher de Marvel Knights (consiguiendo hacerlo aún más absurdo que el propio Garth Ennis), los Invasores (convirtiendo a Nick Furia y sus Comandos Aulladores en trasuntos de los “tarantinescosMalditos Bastardos), los X-Men de Chris Claremont y Grant Morrison, los Ultimates de Mark Millar y Brian Hitch o los Vengadores de Brian Bendis. Todo ilustrado por dibujantes como Gerardo Sandoval, Todd Nauck y Nathan Stockman quienes, manteniendo un estilo gráfico cercano al cartoon, tienen el ingenioso detalle de reproducir las características (el trazo original, el tipo de coloreado, etc) de cada una de las historias revisitadas.


Pese al tono jocoso de la premisa (que llega a poner en boca del protagonista varias puyas a los puntos flojos y cabos sueltos de las historias revisitadas), el argumento también contiene un poso de tragedia mostrando como el viejo Castle intenta salvar tanto a su familia como a si mismo del trágico destino que les aguarda. Algo que otorga mayor dimensión a un personaje que, sin ser un dechado de originalidad (más bien lo contrario), ha logrado acuñar un estilo propio capaz de convertir en garantía de entretenimiento con historias como la que nos ocupa.


contactarEdición impresa