Fandigital y Comicdigital emplean cookies para determinadas funcionalidades. Si continúa navegando asume la aceptación de las mismas.
Daredevil #35 Comic Digital
REVISTA ESPECIALIZADA EN CÓMIC
"Reed es tan listo que sabe matarnos dos veces en cinco minutos" Johny Storm/ Ultimate 4 Fantásticos #6
ID

Daredevil #35

El hombre con miedos

Un artículo de Jaime de Mora - Introducido el 28/01/2009
Daredevil #35
Daredevil #35 Estados Unidos - 2009
Guionista:Ed Brubaker, Greg Rucka
Dibujante:Michael Lark
Editorial:Panini - 24 páginas - color Precio:1,95
PUNTUACION
3,5/5
Etiquetas: Daredevil #35 / Marvel /
Tras acabar con Míster Miedo, Daredevil reemprende su misión de justiciero. Pero está excesivamente violento y no puede reprimir sus ansias de venganza con delincuentes de poca monta. Está fuera de control. A su ayuda acudirán los de siempre, Foggy, Luke Cage y Dakota North, que tendrá que llevar a cabo una surrealista investigación.

A fuego muy lento sigue Ed Brubaker cociendo su historia en La Cocina del Infierno. Matt Murdock se encuentra en el mismo status quo de demencia que hace varios meses, y no parece que vaya a salir del atolladero por un tiempo. Y, o bien Bru tiene un plan, o va a tener complicado sacar al personaje del callejón sin salida en el que le ha metido. Y ya empieza a cansar la situación del bueno de Matt, que ha pasado de preocupar al lector, a transmitirle lástima. Algo que algunos lectores pueden llegar a interpretar como una falta de respeto al personaje.

Al menos, el cómic se centra más en los secundarios de la colección, como Dakota North, la investigadora privada que sigue los pasos de Jessica Jones en su camino hacia una serie propia. La detective se ve inmersa de lleno en un supuesto caso de asesinato ya resuelto en el que nadie quiere meter la nariz. En sus investigaciones se pasa el día entre juzgados y comisarías, hábitats naturales para las plumas de Brubaker y Greg Rucka, la pareja que firmó en su paso por Gotham Central una memorable serie policial.

Y aunque la calidad de los diálogos es innegable, el realismo de la serie sea un lujo y el dibujo de Michael Lark le venga como anillo al dedo a la colección; el ritmo en general es lento y algunas situaciones narradas parecen repetirse. Sin duda, si la serie quiere mantenerse como una de las mejores del momento, necesita un golpe de efecto. Quizá sea el que aparezca en la última página.


contactarEdición impresa