REVISTA ESPECIALIZADA EN CÓMIC
"Cuando uno apuesta en serio, algo tiene que ser destruido" Kenji Endo / 20th Century Boys
ID

Los Nuevos Vengadores #38

Y mientras tanto...

Un artículo de Pedro Kat - Introducido el 06/03/2009
Los Nuevos Vengadores #38
Los Nuevos Vengadores #38 Estados Unidos - 2008
Guionista:Brian Michael Bendis
Dibujante:Kim Cheung - John Dell
Editorial:Panini - 36 páginas - color Precio:2,20
PUNTUACION
3,5/5
La nave especial que aterrizó en la Tierra Salvaje transportaba a algunos de los superhéroes más famosos de Marvel, incluidos algunos a los que se había dado por muertos. ¿Quiénes son de verdad y quiénes son skrulls infiltrados? La tensión se masca en el ambiente, y la batalla concluye con todos dispersos por la jungla. Spiderman se encontrará con un viejo conocido...

Las últimas páginas de Invasión Secreta #1 daban las bases para una escaramuza a dos bandos en plena Tierra Salvaje. Como era lógico y necesario, el segundo número estuvo cargado de puñetazos a la mandíbula y proyectiles sobrehumanos entre rivales idénticos no sólo en poder, sino también en forma; Skrulls camuflados contra los superhéroes de toda la vida. Ahora bien, ¿quién es quién?

En plena batalla, los combatientes se dispersan. Uno de los aislados del conflicto principal, a causa de la aparición de un dinosaurio (esto es la Tierra Salvaje), es Spiderman. El de siempre. O eso parece. Y tras una caída considerable, toma contacto con Ka-zar, el vigilante más popular de este territorio. Pero, ¿es también quien dice ser?

En Nuevos Vengadores #38 tendremos la oportunidad de escuchar de su boca una de las primeras incursiones skrull en su intento de tomar posiciones de cara a la futura guerra contra la Tierra. Pero la semilla de la duda se siembra en el lector conforme llega el final del capítulo, junto con uno de los ¿regresos? más esperados en el panorama superheróico. Veinticuatro páginas imprescindibles para seguir la trama de Invasión Secreta hasta sus últimas consecuencias, con un Brian Michael Bendis al guión exorcizado de sus demonios narrativos y cada vez más fluido, aunque todavía conserva alguno de sus dejes. ¿De sus dejes? Sí, de sus dejes. Pero visto lo visto se le pueden perdonar.


contactarEdición impresa