Fandigital y Comicdigital emplean cookies para determinadas funcionalidades. Si continúa navegando asume la aceptación de las mismas.
Ghost Rider: del Infierno al Paraíso Comic Digital
REVISTA ESPECIALIZADA EN CÓMIC
"En los cómics, casi nada ocurre accidentalmente" Will Eisner
ID

Ghost Rider: del Infierno al Paraíso

Autopista al cielo

Un artículo de Rodrigo Arizaga Iturralde - Introducido el 23/10/2009
Ghost Rider: del Infierno al Paraíso
Ghost Rider: del Infierno al Paraíso EE.UU - 2008
Guionista:Jason Aaron, Stuart Moore
Dibujante:Roland Boschi, Ben Oliver
Editorial:Panini - 128 páginas - color Precio:11
PUNTUACION
2,5/5
Etiquetas: Ghost Rider / / Marvel / Superhéroes /
Tras su triunfo sobre Lucifer, Johnny Blaze descubrió un secreto que da la vuelta a todo cuanto creía saber sobre la maldición que consume su alma. Ahora el Motorista Fantasma se lanza de nuevo a la carretera en pos de una venganza: la suya propia.

Con el debut de un nuevo equipo creativo, este cuarto tomo supone la llegada de Jason Aaron. El guionista de “Scalped” saca pecho en su primera saga y la convierte en una road movie sobrenatural, en la que el personaje recorre la llamada America profunda encontrándose con asesinos fantasmales que acechan carreteras, caníbales y un peculiar grupo de enfermeras de gatillo fácil. Acción continua es lo que caracteriza a esta historia, plagada de secuencias bien planificadas -como la de ese “choque” motorizado a cuatro bandas en la encrucijada de un pueblo- y con ocasionales golpes de humor negro bien colocados. Aaron ha hecho asimismo sus deberes y lejos de recurrir al borrón y cuenta nueva, no sólo sabe manejar la patata caliente legada por el anterior guionista sobre el origen angelical del protagonista sino que bucea a fondo en la continuidad para rescatar a un personaje muy conocido por los lectores veteranos, haciendo crecer el interés acerca de por donde discurrirán las siguientes entregas.

En el lado negativo se colocan los dibujos de Roland Boschi, cuyo estilo recuerda al de Goran Parlov pero mucho menos trabajado. Si bien narra con claridad, sus lápices a ratos parecen bocetos sin pulir ó a medio terminar. Un balance inverso al que encontramos en el anual que cierra el tomo –y situado aún en la etapa de Daniel Way- y que nos deja una intrascendente historia firmada por Stuart Moore y dibujada por Ben Oliver, ilustrador mucho más detallado que Boschi pero que adolece de un estatismo bastante acusado. Un tomo regular cuya mejor baza se encuentra en la labor de su siempre interesante guionista.

contactarEdición impresa