Fandigital y Comicdigital emplean cookies para determinadas funcionalidades. Si continúa navegando asume la aceptación de las mismas.
Las Muertes Más Célebres del Mundo del Cómic Comic Digital
REVISTA ESPECIALIZADA EN CÓMIC
"Cuando uno apuesta en serio, algo tiene que ser destruido" Kenji Endo / 20th Century Boys
ID

Las Muertes Más Célebres del Mundo del Cómic

Las pérdidas que conmovieron a los lectores

Un artículo de Juan José Palacios Hoyos - Introducido el 09/11/2009

La muerte en los cómics, sobre todo en los de superhéroes, es un elemento variable y determinado por factores creativos y comerciales. En otras palabras, las puertas del cielo (y las del infierno) nos demuestran a menudo que son giratorias y que nadie permanece eternamente en el más allá. No siempre fue así, porque antaño se respetaba más la permanencia de los muertos en su tumba, y aunque sigue habiendo muchos personajes que no han vuelto después de haber fallecido, es igual de grande la cantidad de los que sí lo han hecho, tanto permanentemente como por un tiempo limitado.
Pero dejando de lado esas resurrecciones y si desvirtúan el impacto de la historia original, vamos a ver cuáles son las muertes más célebres de personajes de cómic.
Superman:
El superhéroe por antonomasia sufrió en los noventa una multitudinaria muerte a manos del villano Doomsday para llamar la atención sobre un Kal-El de capa caída. Un sinfín de medios de comunicación se hicieron eco de un suceso que sería enmendado un año después tras un tiempo con cuatro aspirantes a ocupar el inabarcable hueco dejado por el kriptoniano.

Jean Grey:
La primera estudiante de Xavier se sacrificó en la superficie lunar para ponerle freno a su omnipotente lado oscuro de Fénix. Su muerte catapultó las ventas y popularidad de los hombres-x y constató que todo era posible en el Universo Marvel. Pudo vivir como una diosa, pero eligió morir como una humana. Haciendo honor a su nombre de guerra, ha perecido y regresado de sus cenizas en más de una ocasión.

Thomas y Martha Wayne:
El asesinato de los padres de Bruce Wayne desembocó en el nacimiento del vigilante más famoso de todos los tiempos, Batman. Sin tan trágico acontecimiento quién sabe el rumbo que hubiese tomado la vida del playboy multimillonario, de ahí la importancia de este triste asesinato.

El Tío Ben:
El esposo de May Parker y tío de Peter sufrió la vertiente más violenta de un atraco que podría haberse evitado si a su sobrino no se le hubiesen subido a la cabeza los poderes arácnidos. Con su muerte y con el consabido lema de la responsabilidad, Ben prendió la llama superheroica del asombroso Spider-Man.

Jason Todd:
El segundo Robin no corrió la misma suerte de su predecesor, porque en vez de evolucionar hasta adquirir una nueva identidad propia, fue asesinado por el Joker en uno de sus alardes macabros. Una recordada muerte en la bat-familia.

Hal Jordan:
El mejor agente del Cuerpo de Linternas Verdes fue corrompido por malas decisiones editoriales en un periodo en el que estaba de moda endurecer y ensombrecer a los héroes. Convertido en Parallax, Jordan destruyó el cuerpo esmeralda e intentó redimirse al sacrificarse para detener al Devorador de Soles. Geoff Johns se ocupó de traerle de vuelta y restaurar su dignidad.

Gwen Stacy:
La dulce y cándida novia de Peter Parker sufrió un sobrecogedor destino final después de ser secuestrada por el Duende Verde. Spider-Man no pudo salvarla de la mortal caída desde el Puente de Brooklyn, lo que redundó en un aumentó todavía mayor de la culpa e impotencia almacenadas por Peter.

Página 1 de 2
1 | 2 |

contactarEdición impresa