Fandigital y Comicdigital emplean cookies para determinadas funcionalidades. Si continúa navegando asume la aceptación de las mismas.
Spider-Man: Noir Comic Digital
REVISTA ESPECIALIZADA EN CÓMIC
"'Él os ama'. '¿Él? ¿Quién?'. 'Dios'. '¿Si? Pues mi Dios tiene un martillo'." Princesa Veranke / Nick Furia, Invasión Secreta #7
ID

Spider-Man: Noir

Un arácnido envuelto en negro

Un artículo de Juan José Palacios Hoyos - Introducido el 25/05/2010
Spider-Man: Noir
Spider-Man: Noir EEUU - 2010
Guionista:David Hine y Fabrice Sapolsky
Dibujante:Carmine Di Giandomenico
Editorial:Panini - 104 páginas - color Precio:10,25
PUNTUACION
3,5/5
Nueva York de 1933, el joven Peter Parker deberá afrontar la muerte de su tío y su tarea como justiciero en una época en donde Norman Osborn tira de los hilos del mundo criminal.

Tras leer algunas obras escritas por David Hine, se puede concluir que seguirle el rastro a este guionista es una misión de lo más encomiable.
Si ya es llamativo su trabajo en obras de concepción mediocre por las imposiciones editoriales y de la continuidad, cómo no lo va a ser en cómics en los que goza de una mayor libertad para contar las historias que lleva dentro.
En el primer grupo enmarcaríamos series limitadas como X-Men: 198 o Civil War: X-Men, mientras que en el segundo ubicaríamos a series tan excelentes como Daredevil: Redención, Guerra Silenciosa o la presente Spider-Man Noir.

Como en tantos otros casos, la línea Marvel Noir hace una revisión de los principales personajes de la casa pero ubicados en un entorno y circunstancias que les otorga un aire novedoso. Ha sido así por ejemplo en la época victoriana de 1602, en el Mangaverso, en los rincones oscuros de la línea Max y la fórmula se repite de nuevo en la línea Noir, consistente de recrear el Universo Marvel desde la perspectiva de la serie negra.

Mujeres fatales, mafiosos, detectives, matones, ajustes de cuentas, venganzas. Son algunos de los lugares comunes de la serie negra a la se ven arrastrados Spider-Man, los X-Men y el resto de personajes que reciben el tratamiento noir.
En el caso de Spider-Man, los elementos básicos de su origen y de los secundarios que le rodean se conservan aunque se presenten maquillados. Ahí están el Tío Ben, la Tía May, Jonah Jameson, Ben Urich y como oponente destacado Norman Osborn en el papel de un señor del crimen.

Lejos de contarnos por enésima vez el origen de Peter Parker, Hine y su ayudante al guión, Fabrice Sapolsky, aprovechan el cambio de escenario para ahondar en un interesantísimo Peter acondicionado a unos parajes más oscuros que se alejan del tono superheroico natural al que pertenece Spidey. Y para conseguir acomodar el dibujo al tono requerido se emplea a fondo Carmine di Giandomenico, dando forma a una atmósfera de crimen y callejones oscuros con tanta efectividad como recreó los campos de concentración nazis en Magneto: Testamento.

En conjunto, los autores aprovechan las posibilidades que ofrece Spider-Man visionado como un héroe pulp, y para ello aplican los ajustes necesarios. No ha debido funcionar mal la fórmula, porque se han programado secuelas que sigan su estela.


contactarEdición impresa