Fandigital y Comicdigital emplean cookies para determinadas funcionalidades. Si continúa navegando asume la aceptación de las mismas.
Marshall Law: Tribunal Secreto Comic Digital
REVISTA ESPECIALIZADA EN CÓMIC
"Tranquilos. No insultaré la legendaria solidaridad criminal sugiriendo que me deis el nombre sin torturaros. " Rorsarch / Watchmen #10
ID

Marshall Law: Tribunal Secreto

Esa lacra llamada superhéroes

Un artículo de Rodrigo Arizaga Iturralde - Introducido el 03/08/2014
Marshall Law: Tribunal Secreto
Marshall Law: Tribunal Secreto USA - 2014
Guionista:Pat Mills
Dibujante:Kevin O'Neill
Editorial:ECC Ediciones - 128 páginas - color Precio:12,50€
PUNTUACION
4/5
Etiquetas: nemo / / Superhéroes / Acción /

Artículos relacionados

· Nemo: Corazón de Hielo

· Alan Moore presenta 'Nemo: The Roses of Berlin'

Nombres capitales del comics británico más rompedor e iconoclasta, Pat Mills y Kevin O'Neill aterrizaron en el mercado estadounidense mediante el personaje de Marshall Law con la intención de no hacer prisioneros. Mordiendo la mano que les daba de comer, ambos autores se desmarcaron con una brutal sátira que criticaba y atacaba directamente al omnipresente género de los superhéroes que copaba la industria.

Realizada a mediados de la década de 1980, Marshall Law escogió el camino inverso al de obras como Watchmen potenciando lo exagerado de las coloridas fantasías superheroicas, convirtiendo a los héroes disfrazados en seres abominables de puro absurdo. Un ataque que gana en virulencia cuando uno se da cuenta de que todos los enmascarados perseguidos, apalizados y exterminados por el protagonista son versiones apenas disimuladas de los grandes iconos del género.

En Superbabilonia, nuestro protagonista se enfrentará a una plaga de superzombis entre los que se encuentra su difunta novia


El presente tomo editado por ECC recoge las últimas aventuras hasta la fecha del cazador de superhéroes de San Futuro. La primera de ellas (Superbabilonia) continúa el argumento del tomo previo, con Marshall Law enfrentándose a una plaga de superhéroes zombificados entre los que se encuentra su difunta novia. Mills utiliza uno de los vicios más recurrentes del subgénero –la muerte y posterior resurrección de personajes- para tomarla con los héroes de la Edad de Oro, enfrentando al protagonista con la Sociedad Jesuita de América (sic), héroes clásicos que recuerdan a los miembros de los Invasores y la JSA. En la segunda historia (Tribunal Secreto), el blanco de su ira son unos sosias de la Legión de Superhéroes, envueltos en una intriga espacial que incluye varios homenajes a Alien (1979) y a su inquietante criatura.

Intrigas espaciales, homenajes a Alien, el Octavo Pasajero y mala leche a cascoporro en la saga Tribunal Secreto, donde nuestro psicopático justiciero se enfrentara a estos sosias de La Legión de Superhéroes


Pero, como sucedía en anteriores entregas, las aventuras de Marshall Law son algo más que una parodia del género superheroico y sus convenciones. Por debajo de la violencia explicita, el humor negro, la incorrección política y las referencias envenenadas se oculta una crítica ideológica que va más allá de la burla. Por boca del protagonista Mills se atreve a plantear asuntos como las contradicciones de la religión organizada, el valor del patriotismo, la moralidad de la ciencia y la corrupción de la política. Temas que aplica a la iconografía del superhéroe para luego ajustarles las cuentas con escenas tan sangrantes como la del megatanque nazi o el flashback donde se parodia la caza de brujas anticomunista.

El personal y radical arte de Kevin O'Neill cuadra a la perfección con las salvajes locuras perpetradas por Pat Mills


Dado el carácter extremo y sardónico de la propuesta, los lápices de Kevin O´Neill se ajustan como un guante a las intenciones del guión. Con un estilo más próximo a la ilustración satírica que a la narrativa académica del cómic, sus dibujos sacrifican valores como el dominio anatómico y la narrativa pero lo compensan con una mayor expresividad y aspereza, en perfecta sintonía con las intenciones de Mills. Asimismo, sus viñetas rebosan de pequeños detalles humorísticos –algunos casi subliminales- que enriquecen la narración e invitan a la relectura para descubrirlos.


contactarEdición impresa