Fandigital y Comicdigital emplean cookies para determinadas funcionalidades. Si continúa navegando asume la aceptación de las mismas.
Coleccionable New X-Men #1: E de Extinción Comic Digital
REVISTA ESPECIALIZADA EN CÓMIC
"'Ahora es mucho mas que eso. Siempre lo fue. Y le he mostrado que un hombre sin esperanza… es un hombre sin miedo'" Kingpin / Daredevil #229
ID

Coleccionable New X-Men #1: E de Extinción

Comienza una colección imprescindible para los amantes de los mutis

Un artículo de Antonio Cañestro Lanzadera - Introducido el 20/07/2014
Coleccionable New X-Men #1: E de Extinción
Coleccionable New X-Men #1: E de Extinción USA - 2014
Guionista:Grant Morrison
Dibujante:Frank Quitely, Leinil Francis Yu
Editorial:Panini Cómics - 136 páginas - color Precio:9,99€
PUNTUACION
4,5/5

Artículos relacionados

· Primera imagen oficial de X-Men: Apocalypse

· Marvel comienza la guerra por los Cuatro Fantásticos y los X-Men

· Trailer para el juego móvil de Uncanny X-Men: Days of Future Past

La década de los noventa concluyó como una de las épocas más deplorables del cómic y Marvel no fue una excepción. Durante dicha década, el Director Editorial de La Casa de las Ideas, Bob Harras, instauró un régimen en el que primaban por encima de todo los planes editoriales, teniendo como consecuencia que sus artistas vieran su capacidad creativa cada vez más mermada. Esta tiranía llegó a su fin cuando Bill Jemas, presidente por aquel entonces de Marvel, sustituyó a Harras por Joe Quesada, quien, a diferencia de su predecesor, le daría más importancia a la capacidad creativa de los escritores que a los planes editoriales. Así, uno de los grandes fichajes que realizó a comienzos de la pasada década fue Grant Morrison, innovador guionista que se encargaría de la cabecera X-Men y que revitalizaría la colección completamente, tal como demostró desde su llegada cambiando el título de X-Men por New X-Men.

Grant Morrison recurría a la evolución de los homo superior hasta convertirse en el reemplazo natural a la raza humana


El primer arco argumental de su etapa llegaba el Julio de 2001 con la primera entrega de E de Extinción, en la cual Morrison recurría a uno de los temas claves del grupo: la evolución. En esta historia, se mostraba de nuevo la importancia de los mutantes como especie destinada a sustituir al homo sapiens en el futuro mediante una trama cuyo eje central no era precisamente revolucionaria: una nueva amenaza manipula a los Centinelas para acabar con los mutantes.

El guionista, con la ayuda del excelente arte de Frank Quitely, revolucionó la franquicia mutante


A pesar de que recurría a los conceptos claves de la Patrulla-X, este insuflaba nuevos aires a la colección cambiando los trajes al equipo, haciendo debutar a una misteriosa y poderosa villana, presentando la nueva versión de Cerebro… ¡Incluso le colocó a Charles Xavier un arma de fuego en la mano! Sus cambios también se notaron en el tipo de aventuras que los X-Men protagonizaron, pues alejó al grupo de la corriente más superheróica dándole un enfoque much más sci-fi.

Además, Morrison abandonó las tramas excesivamente complejas que tanto caracterizan al guionista. En su lugar, en E de Extinción, Morrison planteó una trama sencilla a la par que inteligente, en la que captaba al lector con su desarrollo y en la que ocurrían sucesos que realmente marcarían el devenir mutante. Igualmente, el guionista también se dedicaba a cimentar las personalidades de sus personajes, sus relaciones y a desarrollar grandes escenas de acción.

El tomo se completa con el primer anual de esta etapa ilustrado por Leinil Yu


Culminando esta edición, nos encontramos con el tomo con el anual de 2001. En esta entrega, el guionista plantea una historia centrada en una organización de compra-venta de órganos mutantes. En ella, no solo hace viajar a la Patrulla X para investigar dicha organización junto a Dominó, sino que también presenta a un nuevo mutante clave en los futuros planes de Morrison.

En el apartado gráfico, nos encontramos a uno de los dibujantes predilectos de Morrison: Frank Quitely. Este continúa con su característicos trazos claros y proporcionando al arte una gran capacidad narrativa. A pesar su genial trabajo, queda la sensación de que podría haber trabajado mucho más los rostros y expresiones de los personajes. Pero Quitely no es el único encargado de plasmar las ideas de Morrison en el papel, pues Leinil Francis Yu se encarga del anual, haciendo un trabajo más que aceptable pero que no evita que la calidad decaiga en comparación con su predecesor.

En resumen, este primer tomo supone una gran historia que sirve como avanzadilla de todo lo que nos depara esta colección.


contactarEdición impresa