Fandigital y Comicdigital emplean cookies para determinadas funcionalidades. Si continúa navegando asume la aceptación de las mismas.
20th Century Boys #3 Comic Digital
REVISTA ESPECIALIZADA EN CÓMIC
"Las tendencias son para los borregos" Lady Bullseye / Daredevil vol.2 #112
ID

20th Century Boys #3

Este símbolo volverá a ser nuestro

Un artículo de José María Pérez Cuajares - Introducido el 16/06/2018
20th Century Boys #3
20th Century Boys #3 Japón - 2018
Guionista:Naoki Urasawa
Dibujante:Naoki Urasawa
Editorial:Planeta Cómic - 432 páginas - color Precio:15,95€
PUNTUACION
4,5/5
Etiquetas: 20th Century Boys #3 / / / Manga / Acción / Suspense /

Artículos relacionados

· Pluto #1

· Master Keaton ReMaster

· 20th Century Boys #2

Los que estáis acostumbrados a pasar por esta web en busca de reseñas, sabréis de nuestra pasión por el maestro Naoki Urasawa. No resulta muy complicado recomendar obras suyas como Monster, Pluto o Billy Bat, grandes ejemplos de su habilidad para dosificar la tensión, jugar con diferentes momentos temporales, y presentarnos personajes tan reales que podrían estar a nuestro lado mientras viajamos en metro.


Sin embargo, siempre he tenido debilidad por 20th Century Boys y, por eso, siempre la elijo como mi favorita entre las creaciones de Urasawa. Estamos ante un alucinante coctel de intriga, ficción y acción, que va desmenuzando la trama con mucha calma, como quien degusta una exquisita creación culinaria en el restaurante de moda. Planeta Cómic ha decidido darle a la obra el tratamiento Kanzenban, para recoger en once volúmenes de mayor tamaño la epopeya completa de Kenji y sus amigos.


Para los recién llegados, Urasawa nos cuenta la historia de un grupo de niños que en su infancia crean un juego que incluye una malvada organización que se propone conquistar la Tierra mediante atentados, ataques bacteriológicos y robots gigantes. En el año 2000, el grupo ha crecido y contempla atónito como todo lo que una vez imaginaron se está convirtiendo en realidad, como si de una letal profecía se tratase. Además, un nuevo partido político liderado por el misterioso Amigo, avanza a pasos agigantados llevando a Tokio a un régimen en el que controla a la policía, al gobierno y hasta a la iglesia. La inminente llegada del fin del año 2000 ha puesto a todos nuestros protagonistas en jaque, ya que según la profecía, es cuando llegará el ataque del enorme robot que acabará con todo. Yoshitsune se ha reunido a la desesperada con dos poderosos hombres de negocios que pueden ayudarles, aunque cuando descubra que se trata de Yanbo y Mambo, “los peores gemelos sobre la faz de la Tierra” y sus némesis infantiles, quizás todo esté perdido. Un atentado en uno de los edificios emblemáticos será el detonante de lo que a partir de ahora se conocerá como La Nochevieja Sangrienta.


Sin embargo, y demostrando una vez más su maestría a la hora de narrar, los acontecimientos del 31 de Diciembre del año 2000 quedarán en suspenso porque saltaremos al año 2014. ¿Qué ha sucedido?, ¿Han sobrevivido todos al peligroso ataque? Tendremos que esperar un poco más, porque de momento nos centraremos en Kanna Endo, la sobrina de Kenji a la que conocimos como un bebé, que ahora es una jovencita que trata de continuar el legado de su tío. También conoceremos al agente Chono, un atolondrado policía que se verá envuelto en la gran conspiración que se está gestando delante de sus narices, a Ujiki y Ujio, dos mangakas vecinos de Kanna, que están destinados a crear un manga que perdure en la historia y, por último, viajaremos a la prisión de Umihotaru, en la que los presos han perdido su identidad y sólo se les conoce por el número que se les ha asignado, donde otro dibujante y un viejo conocido de los lectores tratarán de llevar a cabo un plan de fuga del lugar del que nadie ha podido escapar. Es fascinante comprobar cómo las piezas de Urasawa van ocupando poco a poco su lugar, en una compleja trama que no ha hecho más que comenzar. Si aún no has descubierto una de las historias más absorbentes de cuantas he leído, no dejes pasar la nueva edición y llévatela a casa sin pensarlo.


contactarEdición impresa