Fandigital y Comicdigital emplean cookies para determinadas funcionalidades. Si continúa navegando asume la aceptación de las mismas.
100% Marvel - Veneno: Protector Letal Comic Digital
REVISTA ESPECIALIZADA EN CÓMIC
"La última vez que inspiraste a alguien fue cuando moriste." Batman a Superman / Crisis Infinita #1
ID

100% Marvel - Veneno: Protector Letal

Eddie Brock y el Simbionte, héroes de alquiler

Un artículo de José María Pérez Cuajares - Introducido el 06/09/2018
100% Marvel - Veneno: Protector Letal
100% Marvel - Veneno: Protector Letal USA - 2018
Guionista:David Michelinie
Dibujante:Mark Bagley, Ron Lim
Editorial:Panini Cómics - 160 páginas - color Precio:16,95€
PUNTUACION
4/5

Artículos relacionados

· La amenazante sonrisa del Veneno fílmico

· El simbionte se presenta en el nuevo trailer de Venom

· Coleccionable Ultimate Spiderman #36: La Guerra de Veneno

Ahora que las aventuras de Veneno van a llegar a la pantalla grande en un film dedicado por completo al personaje, sin que comparta protagonismo con Spiderman, es el momento perfecto para que Panini recupere las historias y miniseries con las que Eddie Brock y su inseparable simbionte corrían sus primeras aventuras. El mes pasado llegaba a las librerías un volumen de la línea Marvel Héroes que también se antoja imprescindible para aquellos que quieran saber un poco más del tema antes de pasar por taquilla, en el que David Micheline, acompañado del dibujante Todd McFarlane, nos presentaba a Eddie Brock en una de esas etapas que hacen época. Ahora, Panini ha querido recuperar dentro de su línea 100% Marvel la primera de las miniseries que Marvel le dedicara allá por 1993 a un personaje que ha pasado de ser villano a héroe, vengador, aventurero espacial, y hasta ha cambiado de alter ego en varias ocasiones. Pero no adelantemos acontecimientos y veamos que nos ofrece este Protector Letal que ahora aterriza en las librerías.


Hasta el momento, y quitando al propio Peter Parker quien trajo al simbionte a la Tierra durante las Secret Wars, el huésped oficial de Veneno ha sido Eddie Brock, un periodista que desde hace algún tiempo tiene el dudoso honor de controlar (o ser controlado, depende de la época) a esta increíble bestia negra, que se adapta como una segunda piel sobre aquellos que se posa. Todas sus apariciones han tenido lugar dentro de las series de Spiderman, enemigo oficial de Veneno, a quien ha jurado destruir en una lista interminable de enfrentamientos. Sin embargo, más recientemente el héroe arácnido ha salvado la vida de quien fuera esposa de Eddie, lo que se nos recuerda al comienzo del tomo, lo que había supuesto una especie de tregua entre ambos y, ya en las páginas de The Amazing Spiderman, Micheline dejaba entrever que este hecho podía haber producido cambios en Brock y su opinión sobre el lado de la justicia en el que debe estar.


Ahora ha llegado a San Francisco, donde quiere comenzar una nueva vida lejos del trepamuros y de su antigua vinculación con otros villanos, con los que se ha asociado en más de una ocasión con tal de destruir a Spiderman. Una vez instalado, tratará de ayudar a un desfavorecido grupo de ciudadanos que ha conocido. Sin embargo, desconoce que los problemas han decidido perseguirle y tendrá que enfrentarse al Jurado, un grupo creado para capturar y destruir a los villanos más poderosos, en este caso financiado por los familiares de las victimas que Veneno ha ido dejando a su paso, que no se detendrán hasta que acaben con su vida. Para terminar de complicar las cosas, entrará en juego la Fundación Vida, una organización que está experimentando con el simbionte y que, de modo accidental, creará nuevas versiones del mismo.


De esta forma, Eddie deberá intentar mantenerse lejos del lado oscuro que tantos problemas le ha causado, mientras se enfrenta al Jurado y al nuevo grupo de letales simbiontes, que quieren acabar con su vida. Mark Bagley se encargó del dibujo de las primeras entregas de la miniserie, nada raro pues ya “se conocían” de las páginas de Amazing Spiderman, aunque los problemas de agenda que le suponían simultanear ambos títulos, provocaron que Ron Lim se hiciese cargo de los números finales. Por suerte, se trata de dibujantes con un estilo similar, sencillo y cumplidor, por lo que los lectores no sufrirán el cambio de manos. Una interesante miniserie que sirve de punto de partida a los que aún no conocen bien a Eddie Brock y de recuerdo a los que disfrutamos a primeros de los 90 de esta lectura, que ha soportado bien el paso de los años. Esperemos que Panini decida recuperar las siguientes miniseries que vieron la luz, como Pira Funeraria, también muy interesantes.


contactarEdición impresa