Fandigital y Comicdigital emplean cookies para determinadas funcionalidades. Si continúa navegando asume la aceptación de las mismas.
DC Cómics - Young Animal: Las Guerras Lácteas Comic Digital
REVISTA ESPECIALIZADA EN CÓMIC
"Reed es tan listo que sabe matarnos dos veces en cinco minutos" Johny Storm/ Ultimate 4 Fantásticos #6
ID

DC Cómics - Young Animal: Las Guerras Lácteas

Y al final del día, nada mejor que un buen vaso de leche metafísica

Un artículo de Mario de Olivera - Introducido el 09/07/2019
DC Cómics - Young Animal: Las Guerras Lácteas
DC Cómics - Young Animal: Las Guerras Lácteas USA - 2019
Guionista: Cecil Castellucci, Gerard Way, Jody Houser, Jon Rivera, Magdalene Visaggio, Ste
Dibujante:Aco, Dale Eaglesham, Langdon Foss, Mirka Andolfo, Nick Derington, Sonny Liew, Ty Templeton
Editorial:ECC Ediciones - 224 páginas - color Precio:19,95€
PUNTUACION
4/5

Artículos relacionados

· La Patrulla Condenada: Ladrillo a Ladrillo

· Madre Pánico #1: Un Proyecto en Marcha

· La Patrulla Condenada: Nada

No es nada fácil escribir una reseña que haga honor a lo que estas más de 200 páginas tratan de condensar y, sobre todo, me cuesta mucho hacerlo sin hablaros antes de la etapa de Grant Morrison para la Patrulla Condenada, un claro precedente para Steve Orlando y Gerard Way a la hora de diseñar este crossover y, claramente, una inspiración para este último cuando decidió traer de vuelta a personajes y situaciones en este renacimiento de la línea Vértigo ahora llamado Young Animal. La estancia del genial Morrison en la serie dejó sembradas las líneas maestras que todos los guionistas posteriores debían seguir a su marcha, tanto en los personajes que escribió y, en algunos casos, creó durante su estancia en la serie, como en elementos que inequívocamente le definían, como puede ser el caso de Danny la calle. En cada una de sus páginas había ideas suficientes para varias series regulares y hasta para crear su propio universo de ficción, aunque Morrison prefería ir agotando ideas sin dar nunca la sensación de hastío, y quizás ahí radica que se trate de una de las mejores experiencias que como lector de cómic he vivido.


Lo verdaderamente extraño es que fuera Gerard Way, ya fuera del sello Vértigo, el que continuasen durante años las aventuras de la Patrulla Condenada tras la marcha de Morrison, quien más se ha acercado a su forma de narrar, sobre todo sabiendo que su llegada al mundo del cómic es casi accidental, y por eso considero su etapa en la Patrulla Condenada como una especie de epílogo de la de Morrison. Aunque este cruce que ahora nos llega comienza y termina con sendos especiales de la Patrulla, no debemos olvidar que muchas otras series llegaron a este nuevo proyecto editorial llamado Young Animal y por eso la nueva Shade, Cave Carson o Madre Pánico gozan aquí de un merecido protagonismo.


La Liga de la Justicia y la Patrulla Condenada deben unir sus fuerzas para poner fin a la corporación Retconn, una peligrosa organización que pretende homogeneizar el universo con una leche transformadora, algo que recuerda peligrosamente a los relanzamientos editorial y respetos que, desde hace varios años, llegan una y otra vez a las principales editoriales americanas. Con mucha meta en el conjunto, dejando constancia de que esto es tan sólo una nueva y a ratos complicada historia de superhéroes de la que los protagonistas son conscientes, la historia de Orlando y Way aprovecha los efectos de la leche sobre personajes tan cruciales como Superman, Batman o Wonder Woman, para dejarnos nuevas y sorprendentes encarnaciones en esta deformada realidad comiquera, como un fornido lechero donde antes teníamos al Hombre de Acero, un cura donde antes había un justiciero que sembraba el temor entre los criminales de Gotham, o una obediente ama de casa donde antes había una amazona guerrera. También aprovecha el cruce para recuperar a personajes casi olvidados de la editorial, como cierto villano clásico de la Liga de la Justicia, y sin dejar que la paranoia se apodere del conjunto, se lee siempre con sorpresa y agrado.


En el dibujo se mezclan estilos tan dispares como los de Aco, Ty Templeton o Dale Eaglesham, aunque sobre todos ellos destaco el arte de Nick Derington, por quien tengo especial debilidad desde que le descubrí al comienzo de la etapa de Way en la Patrulla Condenada. Un explosivo cóctel para todos los que disfrutan descubriendo cosas diferentes en personajes que ya conocen.


contactarEdición impresa