Fandigital y Comicdigital emplean cookies para determinadas funcionalidades. Si continúa navegando asume la aceptación de las mismas.
La Atalaya del Vigía - Planeta Hulk: El bárbaro esmeralda Comic Digital

blogs

La Atalaya del Vigía

Iron Man: Extremis- Actualizando al Hombre de Hierro

REVISTA ESPECIALIZADA EN CÓMIC
"Fue muy duro subir 100 kilos de sociópata a la cima de las torres de Gotham… Sólo por el grito ya valió la pena." Batman / Dark Knight Returns #2
ID

La Atalaya del Vigía - Planeta Hulk: El bárbaro esmeralda

Marvel Must-Have recupera esta magnífica saga del personaje

Un artículo de Rodrigo Arizaga Iturralde - Introducido el 21/01/2021
La Atalaya del Vigía - Planeta Hulk: El bárbaro esmeralda

Artículos relacionados

· Marvel Gold - El Increíble Hulk #2: Este Monstruo Desatado

· Marvel Collection #3 - Hulka de Dan Slott #1

· 100 % Marvel HC - El increíble Hulk de John Byrne

En su recuperación de historias señeras del universo Marvel la línea Marvel Must-Have, Panini Cómics acaba de añadir a su listado Planeta Hulk, saga publicada ahora hace quince años en la serie El Increíble Hulk que daba un giro inesperado en la trayectoria del coloso esmeralda, colocándole en un papel, un escenario e incluso un género completamente distintos al habitual.

Concebida en 2006 a partir de la tormenta de ideas que acabaría dando origen a Civil War, Planeta Hulk surgió como una forma de eliminar a Hulk de la ecuación propuesta por Mark Millar y Steve McNiven para el citado evento, igualando así las fuerzas de los dos bandos de héroes enfrentados en el mismo. Aprovechando la coyuntura creada por Brian Michael Bendis en la serie Nuevos Vengadores se utilizó a los Illuminati (el conclave secreto formado por Iron Man, Mr. Fantástico, Dr. Extraño, Namor, Charles Xavier y Rayo Negro) como instrumento para exiliar a Hulk de la Tierra después de que Bruce Banner volviese a perder el control de su alter ego tras ser expuesto a una nueva dosis de radiación gamma. Mediante engaños dicho grupo embarcaba al irascible coloso rumbo a un lejano planeta donde podría vivir en soledad sin causar daño alguno. Una premisa que Marvel encargaría desarrollar al guionista Greg Pak y que este encauzaría por su propio camino, convirtiendo ese mandato editorial en una historia con entidad propia.


Siendo justos no es la primera vez que los lectores se topaban ante una situación similar. Aproximadamente dos décadas antes el malogrado Bill Mantlo ya había planteado una premisa similar con el personaje durante su infravalorada etapa a cargo de la serie. La saga conocida como La Encrucijada ya mostraba como un descontrolado Hulk era exiliado por el Dr. Extraño a una dimensión paralela caracterizada por elementos propios del género de la fantasía insólitos en la cabecera. Partiendo de un concepto similar, Pak planteó como en lugar del pacífico mundo al que había sido destinado Hulk acababa estrellándose en Sakaar, un hostil planeta poblado por numerosas razas (tanto nativas como de otros mundos) y caracterizado por una suerte de bárbara sociedad feudal gobernada por el tiránico imperio del Rey Rojo. Atrapado en un mundo donde casi todos son igual de fuertes y salvajes que él, un desubicado Hulk se ve inicialmente reducido a la esclavitud y obligado a luchar a muerte en combates que recuerdan a las luchas de gladiadores del antiguo imperio romano.


Con un ojo claramente puesto en el Conan de Robert E. Howard como en el John Carter de Edgar Rice Burroughs, Pak construyó una saga (publicada originalmente en Incredible Hulk 92-105 USA más el especial Giant-Size Hulk #1) que pese a contener elementos de ciencia ficción (razas alienígenas, armas de alta tecnología, androides) se enmarcaba claramente en el género de la fantasía heroica, siguiendo el modelo narrativo del llamado “viaje del héroe” mostrando como Hulk iba pasando de ser un simple esclavo a convertirse en héroe rebelde, líder de un ejército y finalmente monarca de todo un planeta. Una travesía dividida en cuatro partes titulas respectivamente Exilio, Anarquía, Lealtad y Armagedón donde el “débil Banner” apenas hacia acto de presencia y Hulk -apodado por los nativos como Cicatriz Verde (sic)-, acababa rodeado por una serie de pintorescos personajes a los que conocía como rivales en la arena primero y compañeros de rebelión después, otorgando al personaje una interesante dinámica que incluía tanto nuevas creaciones como a olvidados personajes de la continuidad –el pétreo Korg remonta sus orígenes nada menos que a la etapa de Thor firmada por Stan Lee y Jack Kirby- así como un nuevo interés amoroso para el protagonista en la forma de la feroz Caiera.


Dibujada a cuatro manos por Carlo Pagulayan y Aaron Lopresti, ambos autores mantuvieron una perfecta sintonía logrando que las páginas de uno no desentonen estéticamente con las del otro, unidos ambos artistas en su común intención de sacar partido a las enormes posibilidades en forma de paisajes exóticos, razas alienígenas y escenas épicas propuestas por el guión. El resultado es una obra tremendamente disfrutable dotada de un agradable regusto a los viejos relatos de fantasía pulp y que, pese a sus conexiones con el resto del universo Marvel (como la aparición sorpresa de Estela Plateada al final del primer arco), puede ser disfrutada de forma independiente tanto si se es seguidor habitual del personaje como si no. Quizá el mayor “pero” que se le puede hacer a la historia es su anticlimático y apresurado desenlace, claramente forzado por obligaciones editoriales de cara a aprovechar el inesperado rédito de la saga mediante Guerra Mundial Hulk, un espectacular evento-secuela titulado firmado por el propio Pak junto a John Romita Jr en el que se narra el regreso de Hulk a la Tierra junto a su horda para vengarse de los Illuminati.


Pese a sus secuelas argumentales –siendo la más destacada el personaje de Skaar, fruto de la relación de Hulk y Caiera-, la posterior evolución del personaje ha descartado buena parte de los logros de la historia de Pak. Sin embargo su influencia se ha dejado notar a posteriori tanto en los cómics –dando forma a uno de los mundos alternativos que conformaban el evento Secret Wars así como un especial What If...? que jugaba con otros posibles desenlaces de la trama- como en otros medios. Planeta Hulk serviría como referencia para varios episodios de la serie de animación Hulk and the Agents of S.M.A.S.H; conoció una adaptación en forma de largometraje animado en 2010; y ejerció como principal inspiración para la trama de Thor: Ragnarok (2017), exitoso episodio del Universo Marvel cinematográfico que pese a su nombre debía más a la historia de Hulk firmada por Pak que a la saga homónima del dios del trueno concebida por Walter Simonson. El resultado es un cómic sencillo en su premisa pero enorme en su capacidad de diversión que ningún lector, seguidor o no del coloso esmeralda, debería dejar pasar.


contactarEdición impresa