Fandigital y Comicdigital emplean cookies para determinadas funcionalidades. Si continúa navegando asume la aceptación de las mismas.
Los nuevos 52: La Liga de la Justicia #1 Comic Digital

critica

Superman: Red and Blue

ECC publica en tapa dura la miniserie completa

REVISTA ESPECIALIZADA EN CÓMIC
"Y mientras Namor tolera muy poco los retardos... Yo por ti, Susan, esperaría eternamente." Namor a Susan Storm / 4 Fantásticos #588
ID

Los nuevos 52: La Liga de la Justicia #1

Un mundo poco acogedor

Un artículo de Esteban J. Pérez Castilla - Introducido el 05/06/2012
Los nuevos 52: La Liga de la Justicia #1
Los nuevos 52: La Liga de la Justicia #1 USA - 2012
Guionista:Geoff Johns
Dibujante:Jim Lee
Editorial:ECC Ediciones - 32 páginas - color Precio:2,50
PUNTUACION
3,5/5
¿"Bienvenidos, héroes"?

El mundo está consternado. Exclamaciones de sorpresa, suspiros y sobresaltos se mezclan en cada esquina, en cada resquicio de la ciudad donde pueda haber peligro, con una capa roja, un murciélago, una armadura plateada, un velocísimo rayo, un destello verde, un lazo divino o incluso un tridente.

Nosotros, los humanos, asustadizos y de carácter desconfiado por naturaleza, ante el abrumador desconocimiento y observando a unos seres que nos sobrepasan en todas las facetas, nos enfrentamos a ellos de la única forma que parece que sabemos hacer: sacando nuestra más poderosa artillería y derribándolos a base de disparos. Preferimos eliminar antes de preguntar. Por si acaso.

Y así es precisamente como comienza esta Liga de la Justicia planeada por el alquimista de los guiones Geoff Johns y el mago de los lápices Jim Lee. Así comienza este reinicio de “Los héroes más poderosos de la tierra”. Cuando, como dice el mismo cómic, todavía el mundo no los llamaba “Los mejores superhéroes” porque “No sabía qué eran los superhéroes”. No puede empezar mejor, ¿verdad?

En las páginas preparadas por ECC para la edición española vemos cómo Batman se enfrenta, en una batalla campal y que arrasará media ciudad, no solo con una amenaza alienígena que desconoce completamente, sino con el Departamento de Policía de Gotham City, que no escatima en medios –y tenemos que apuntar que altamente mortales- para acabar con la supuesta amenaza que supone el Hombre Murciélago para la seguridad pública.

Pero no estará sólo, pues Green Lantern acude en su “ayuda” en seguida, y así nos encontramos con que esta pareja será la protagonista de casi todas las páginas de este primer número. Una pareja que no puede estar más contrastada en carácter y medios y que el dibujo y los guiones se empeñan en dejarlo perfectamente claro.



El “amo Bruce”, todos lo sabemos, es un superhéroe sin poderes –de lo que Lantern se mofará constantemente- que se centra en su inteligencia como el centro de su poder, cuya especialidad es atacar sin ser visto y deslizarse por entre los rincones oscuros como su fueran su hábitat natural. Mientras tanto, el joven y novato Hal Jordan es todo lo contrario: su especialidad es atacar por delante y apenas sin pensar, con toda la fuerza que le confiere su poder de Green Lantern. Muy diferentes, queda claro, y este hecho lo notará la pareja enseguida y derivará en varios comentarios bastante graciosos e hilarantes.

Pero la amenaza alienígena sigue, no da ningún tipo de tregua, y parece que ha plantado algún tipo de “ordenador” para rastrear y monitorizar la tierra y que ayude a su próximo visitante suponemos que a subyugarla: Darkseid. ¿Cuál es la solución? Buscar a Superman, otro extraterrestre, pues quizá sepa algo, y ya tenemos al trío conformado.

Sin embargo, en Metropolis se dedicarán unas páginas al nuevo componente de la formación y que parece que tendrá implicaciones especiales en el grupo, Victor Stone, también conocido como Cyborg, y que se nos presenta como un muchacho adolescente y de cualidades físicas sobresalientes.



Así, Geoff Johns consigue presentarnos de una tacada a cuatro de los personajes que formarán el grupo en sus próximos números y ni siquiera se centra en el momento de su fundación. En absoluto. De hecho ni siquiera se conocen, sino que vendrán a conocerse en las futuras aventuras.

El haber empezado desde este momento y lugar da pie a una lectura amena y divertida de cómo unos completos desconocidos tienen que ponerse de acuerdo para enfrentar una amenaza a la que ninguno de ellos podría hacer frente individualmente, lo que sin duda proporciona y proporcionará un sinfín de disputas y chistes por incompatibilidad de carácter.

Pero también el haber diseñado este plan para que las mismas autoridades vayan en su contra aumenta el carácter épico del cuaderno, ya que dotan a los personajes de un componente heroico bastante importante, puesto que defienden lo que consideran su deber incluso desafiando a las autoridades “competentes”.

No obstante, en estas 32 páginas aún no se puede apreciar demasiado de la historia ni se puede hacer una valoración muy apropiada del argumento. Es una buena presentación de lo que sin duda nos encontraremos –golpes, balas y muchos chistes aderezada por la atractiva confrontación de caracteres singulares-, pero no se puede decir mucho más. Habrá que esperar para ver cómo mejora, puesto que en Estados Unidos ha sido todo un éxito de ventas y Geoff Johns no tiene la costumbre de decepcionar.



Por otro lado, una batalla no sería lo suficientemente buena si no le añadimos un toque de grafismo espectacular, y en esto Jim Lee es un maestro. Las páginas que se dedican al enfrentamiento de Batman –y luego Lantern- con las autoridades son sencillamente una gozada. Composiciones de página arriesgadas y ágiles, con mucho movimiento y, por supuesto, donde las explosiones de una ya maltrecha Gotham City priman. No obstante, no se puede dejar de mencionar a Alex Sinclair y su paleta de colores que hará las delicias de todo el mundo.

En conjunto, un número decente, que se deja leer y que intenta sentar las bases de lo que vendrá más adelante. Y con algunos cambios respecto a la formación y fundación original, ya que hay que recordar que el fundador de la Liga original fue Martian Manhunter y que su primer encuentro fue contra Appelliax.


contactarEdición impresa