Fandigital y Comicdigital emplean cookies para determinadas funcionalidades. Si continúa navegando asume la aceptación de las mismas.
100% Marvel Punisher - El Castigador #4: Blanco y Negro Comic Digital
REVISTA ESPECIALIZADA EN CÓMIC
"¿Tú te crees toda esa mierda que estás vomitando?" Ojo de Halcón a Norman Osborn / Vengadores Oscuros #8
ID

100% Marvel Punisher - El Castigador #4: Blanco y Negro

Nueva ciudad, nuevo estilo

Un artículo de Rodrigo Arizaga Iturralde - Introducido el 08/02/2015
100% Marvel Punisher - El Castigador #4: Blanco y Negro
100% Marvel Punisher - El Castigador #4: Blanco y Negro USA - 2014
Guionista:Nathan Edmonson, Marc Guggenheim
Dibujante:Nathan Edmonson, Leinil Yu
Editorial:Panini Cómics - 184 páginas - color Precio:16,50€
PUNTUACION
3/5
Etiquetas: punisher / / / Marvel / Superhéroes / Acción /

Artículos relacionados

· Punisher: el Castigador # 1. El invierno muerto.

· 100% Marvel Punisher: El Castigador #2 – El Efecto Omega

· 100% Max - Punisher MAX 3: Frank

Dentro del ciclo de relanzamientos cada vez más breves a los que Marvel parece empeñada en someter a sus personajes en los últimos años, el de Punisher es quizás uno de los que acumula más altibajos. Versión de la línea MAX aparte, los editores parecen no tener muy claro que hacer con el personaje en la continuidad del universo Marvel.

Así, tras cerrar prematuramente la soberbia etapa escrita por Greg Rucka de corte cercano al relato de serie negra, Frank Castle acabó en la filas de la nueva versión de los Thunderbolts con desiguales resultados. Cancelada la cabecera del grupo, ahora el personaje vuelve a tener cabecera propia con un enfoque que parece incluir un acentuado giro tanto al estilo como a la estética de sus historias.

Nathan Edmonson toma las riendas del Castigador en una etapa más anclada en el universo Marvel tradicional que sus antecesoras


Trasladando al protagonista a California tras la pista de un cartel involucrado en el tráfico de armas químicas, el guionista Nathan Edmonson aborda el personaje desde un enfoque mucho más ligero y relajado, hasta el punto de que acaba por resultar irreconocible. En lugar del justiciero obsesionado con su guerra contra el crimen, el Frank Castle de Edmonson resulta ser un tipo sociable, que comparte confidencias con el dueño de su bar habitual y bromea con una oficial de policía local mientras toman un café. Sigue siendo el vigilante que liquida criminales sin dudas o remordimientos, pero el tono habitual de su narración no se corresponde con la que acostumbra y los ocasionales chascarrillos acaban por descolocar al lector veterano. No estamos aquí ante el humor negro y sarcástico aplicado previamente al personaje por Garth Ennis o Rick Remender. Este nuevo enfoque transforma al protagonista en un héroe de acción genérico, añadiéndole además un cambio estético –la capucha con forma de calavera- que remite el protagonista del videojuego Call of Duty: Ghosts antes que al justiciero de Marvel.

Personajes como Electro, Dominó o una nueva versión de los Comandos Aulladores pasarán por las páginas del tomo


Esto no implica necesariamente que la historia sea despreciable. La trama se deja leer con agrado, tiene ritmo, abundantes escenas de acción, se toma tiempo para presentar un nuevo reparto de secundarios y para diferenciar el nuevo escenario urbano de los tradicionales callejones oscuros de Nueva York. El dibujante Mitch Gerads potencia esa sensación de cambio con una estética más luminosa y menos recargada, muy en la línea de la llamada Marvel Hipster representada por cabeceras como Ojo de halcón y Daredevil. La aparición del villano Electro –con un look similar a la de su reciente versión cinematográfica-, Dominó y una nueva formación de los Comandos Aulladores vienen a recordarnos la conexión con el resto de la editorial.

Esta entrega se complementa con la recomendable miniserie El Juicio de Punisher, que sirve de prólogo a las nuevas aventuras del personaje


El presente tomo se complementa a modo de prólogo con la miniserie El juicio de Punisher, relatando como el protagonista se entrega voluntariamente a las autoridades para ser juzgado. Marc Guggenheim juega sus cartas en un relato de intriga donde no todo es lo que parece y en el que, a pesar de la escasa acción, consigue un retrato más fidedigno del personaje ayudado al dibujo por Leinil Yu y Mico Suayan. Aun es pronto para valorar debidamente la nueva serie del personaje, pero de momento resulta inevitable no sentir cierta nostalgia por la etapa previa.



contactarEdición impresa