Fandigital y Comicdigital emplean cookies para determinadas funcionalidades. Si continúa navegando asume la aceptación de las mismas.
Fábulas #23: Despedida Comic Digital

critica

Isola: Capítulo Uno

Un bellísimo relato de fantasía con toques Ghibli

REVISTA ESPECIALIZADA EN CÓMIC
"'Tabby, Europa no es un país' 'Si no es un país, ¿por qué tiene una bandera, eh? ¿Por qué?'" Elsa Bloodstone y Tabitha Smith / Nextwave
ID

Fábulas #23: Despedida

… Y este cuento se ha acabado

Un artículo de José María Pérez Cuajares - Introducido el 20/01/2016
Fábulas #23: Despedida
Fábulas #23: Despedida USA - 2015
Guionista:Bill Willingham
Dibujante:Mark Buckingham, Gene Ha y otros
Editorial:ECC Ediciones - 176 páginas - color Precio:15,95€
PUNTUACION
4/5

Artículos relacionados

· Las Fábulas No Escritas de The Unwritten

· Fábulas #22: Felices para Siempre – Conclusión

· Fábulas: Edición de Lujo. Libro 2

Aunque nos cueste creerlo, hace ya 13 años desde que Bill Willingham nos introdujo casi sin darnos cuenta en su peculiar universo de cuento de hadas, al tiempo que intentabamos ayudar al sheriff Lobo a resolver un misterioso asesinato. Desde entonces, y como el propio autor deja claro en su epílogo a modo de despedida, se han creado más de 6.000 páginas, y eso deja sitio para contar muchas historias, de crear dos series paralelas a la principal, una novela en prosa y hasta una enciclopedia donde aglutinar tanta información de forma precisa y ordenada. Sin embargo, al finalizar este tomo, nos quedamos con la sensación de que aún se le han quedado en el tintero muchas buenas historias por contar.


Muchas eran las tramas que debían cerrarse en este último número, 150 de la edición americana, que fue publicado en forma de tomo debido a su enorme extensión y, aunque parecía imposible que tuviésemos el tiempo necesario para hacerlo, a lo largo de las páginas podremos descubrir el destino final de casi todos los personajes que han ido apareciendo mes a mes por esta serie. Clara, la Reina de las Nieves, Pinocho, Lago, Apestoso el Tejón, el Chico de Azul… Acompañado de un brillante elenco de autores y, en ocasiones, con tan sólo una página para contarnos el destino final del personaje en cuestión, Willingham se toma la molestia de decir adiós a sus creaciones.


La trama central de la serie también tiene aquí su esperada conclusión, en la forma de tres esperadas batallas que se producirán casi simultáneamente, y de la que depende el destino de Villafábulas y todos sus habitantes. El príncipe Brandish contra Papa Moscas, enzarzados en una casi eterna batalla a muerte, Cenicienta contra Frau Totenkinder, en la que no se escatimará en hechizos y amuletos mágicos, y por último, la batalla que viene gestándose desde la primera entrega, la enemistad manifiesta entre Rosa Roja y Blancanieves. Ni que decir tiene que este redactor no desvelará quienes son los vencedores de estos enfrentamientos, pero sí que Willingham nos deja con la boca abierta sobre la resolución del más trascendental. Tanto, que se permite el lujo de rematar el conjunto con un epílogo situado nada menos que mil años en el futuro.

Una vez más, es Mark Buckingham el encargado de acompañar al guionista, tanto en las primeras páginas del tomo como en el epílogo, dejando claro que ha sido durante todo este tiempo el dibujante regular de las Fábulas, aunque siempre ha dejado hueco para sus ilustres acompañantes o sustitutos. En esta ocasión, Gene Ha, Neal Adams, Terry Dodson o el propio Willingham le acompañan para despedirse de los personajes.


Se quedan muchas historias por contar pero, en el fondo, debemos agradecer que la fiesta se haya acabado mientras aún te estás divirtiendo, en lugar de alargar la serie hasta dejar a los personajes irreconocibles o repetir tramas hasta la saciedad. Y es que en estas 150 entregas, y salvo alguna contada excepción, en forma de villano que se niega a morir y que vuelve muy pronto de la tumba, hay poco sitio para el reproche. Willingham ha contado lo que quería contar, a veces con tanto entusiasmo, que los lectores notábamos que se había “quedado corto” en la extensión de la entrega mensual y la historia se veía interrumpida por un forzado continuará, que nos mantenía en vela hasta la siguiente entrega. Solo nos queda colocar la colección en un lugar privilegiado de nuestras estanterías, donde esperar las próximas relecturas que a buen seguro se merece.


contactarEdición impresa