Fandigital y Comicdigital emplean cookies para determinadas funcionalidades. Si continúa navegando asume la aceptación de las mismas.
100% Marvel – La Visión #1: Visiones del Futuro Comic Digital
REVISTA ESPECIALIZADA EN CÓMIC
"Bajo el traje... bajo la piel... soy un animal. Y no se puede confiar en mí." Lobezno / Lobezno Origen #5
ID

100% Marvel – La Visión #1: Visiones del Futuro

Una familia extraña en un barrio corriente

Un artículo de Javier Jiménez Jiménez - Introducido el 15/08/2016
100% Marvel – La Visión #1: Visiones del Futuro
100% Marvel – La Visión #1: Visiones del Futuro USA - 2016
Guionista:Tom King
Dibujante:Gabriel Hernández Walta
Editorial:Panini Cómics - 144 páginas - color Precio:13,50€
PUNTUACION
4,5/5

Artículos relacionados

· 100% Marvel - Contienda de Campeones: Los Combates Clásicos

· 100% Marvel: Las Minis de Masacre #2

· 100% Marvel - Kingpin: Todos los Hombres del Rey

Dejadme empezar dejando claro un punto antes continuar con esta reseña: La Visión es una de las más inesperadas, alucinantes y originales propuestas de la Marvel de la última década. Sumida en continuos relanzamientos, renumeraciones y regurgitaciones interminables, la Casa de las Ideas olvida continuamente que su catálogo de superhéroes es el hogar de algunos de los más queridos y espectaculares personajes nacidos al amparo del arte secuencial. Su conversión en caníbal máquina mediática en su actual etapa parece, en numerosas ocasiones, centrada exclusivamente en crear productos que sirvan de plataforma de lanzamiento a carnaza con la que poder crear más películas, series televisivas o videojuegos que, al fin y al cabo, generan cientos de millones de dólares más que los cómics que vieron nacer a esos personajes.

No me interpretéis mal. Soy el primero que disfruta hasta niveles insospechados de esta era en la que los superhéroes y las propuestas nacidas del noveno arte son tendencia y garantía de éxito y no deja de ser una victoria que aquellos que se mofaban abiertamente de los lectores de cómics hace unos años, ahora intenten demostrar a todos a su alrededor que son grandes conocedores del género. Venga, todos tenemos unos cuantos de esos ignorantes inútiles en nuestro pasado fandom.


Tras esta pequeña introducción, volvamos al punto principal de esta reseña: La Visión es una de las más inesperadas, alucinantes y originales propuestas de la Marvel de la última década. Esto se debe en gran medida a que, por mucha relevancia que el sintético haya conseguido tras su aparición en Vengadores: La Era de Ultrón, no se considera un peso pesado en el panorama superheroico actual. La llamada corriente Marvel Hipster que ha tenido lugar dentro de la etapa Now! de la editorial ha permitido la aparición de múltiples propuestas que buscaban atraer a nuevos lectores con títulos que se movieran por terrenos inexplorados por la Casa de las Ideas. Este interés por arriesgar con nuevas tendencias y el carácter no-intocable de nuestro protagonista ha dado origen a una de esas confabulaciones interdimensionales del destino que llevan a la aparición de obras mayúsculas que cogen a la industria y los lectores totalmente por sorpresa.

Un sintozoide en los suburbios americanos



Sin duda alguna, la principal baza de esta colección para convertirse en una de las lecturas obligatorias de cualquier aficionado se llama Tom King. Este exagente de la CIA –sí, amigos, habéis leído bien- reconvertido en escritor y guionista de cómics ya había dado muestras de su buen hacer en títulos DC como Grayson, The Omega Men o Robin War, convirtiéndose el título que nos ocupa en su primera y, desgraciadamente, última colaboración Marvel, debido a un contrato en exclusiva que el autor firmó con la Distinguida Competencia el pasado febrero.


King nos presenta a una Visión que ha decidido apostar por una vida “normal” para esos momentos en los que no se encuentre salvando al mundo de amenazas alienígenas, megalómanos temporales o psicopáticos supervillanos. Sin embargo, esa normalidad pasa por fabricar una familia propia con una entregada esposa llamada Virginia y un par de gemelos, Viv y Vin, con los que vivir en uno de esos adorables y típicos barrios americanos que parecen arrancados de un dibujo de Norman Rockwell.


En manos de nuestro guionista, esta nueva vida dará pronto un vuelco a la pesadilla debido a la aparición del Segador, villano con profundas conexiones a la Visión y, por supuesto, al hombre que sirvió de base a las pautas cerebrales del androide: Simon Williams, el Hombre Maravilla. (Qué ganas de Guardianes de la Galaxia, Vol. 2, amigos… ¿a qué viene este comentario? ¿Es que no habéis visto estas fotos de su rodaje\?). El resultado del encuentro entre el villano y Virginia se convertirá en el comienzo a una serie de sucesos que dirigirán a La Visión a un destino oscuro y tenebroso que podría suponer el final de su papel como héroe y un catastrófico enfrentamiento con sus compañeros vengadores.


A medio camino entre el relato superheroico y el terror psicológico, King despliega ante nosotros un tapiz que retrata a la perfección la búsqueda de la humanidad de nuestro protagonista y que se sirve de esta necesidad de sentirse integrado para analizar el papel de estos seres artificiales en el universo Marvel. Cada personaje presentado por el guionista tiene un papel en esta odisea donde las máquinas se convierten en los actores más tridimensionales y humanos de la función y donde la desgracia va adueñándose inexorablemente del destino de estos complejos androides que anhelan simplemente una vida tranquila, real y plena.


Y, como ocurre en estos inesperados casos, la elección de Gabriel Hernández Walta como dibujante del título se convierte en algo natural que no nos permite imaginar esta propuesta en manos de otro artista. Con un trazo único a medio camino entre el clasicismo y la experimentación, sus lápices dotan a las páginas de un aire de ensoñación y tristeza que casan a la perfección con los temas y decisiones argumentales de King y que nos sumergen en esta extraña realidad donde un autómata puede mudarse al chalet de al lado con una familia fabricada por él mismo y un perro verde con más gigas mentales que cualquiera de los discos duros que tienes en casa.

¿Intrigados? Pues sumadle las portadas del inigualable Mike del Mundo, la complejidad de unos guiones que son puro Marvel y la calidad de la edición Panini e id buscándole un hueco en vuestras estanterías.


contactarEdición impresa