Fandigital y Comicdigital emplean cookies para determinadas funcionalidades. Si continúa navegando asume la aceptación de las mismas.
Esposas Prohibidas de Siervos sin Rostro en la Mansión Secreta de la Noche del Aciago Deseo Comic Digital
REVISTA ESPECIALIZADA EN CÓMIC
"Yo no soy malo, vil criatura. Soy… complicado." Loki / Amazing Spiderman #503
ID

Esposas Prohibidas de Siervos sin Rostro en la Mansión Secreta de la Noche del Aciago Deseo

De los excesos góticos, el abuso de adjetivos y lo que se esconde en la noche

Un artículo de Javier Jiménez Jiménez - Introducido el 16/03/2018
Esposas Prohibidas de Siervos sin Rostro en la Mansión Secreta de la Noche del Aciago Deseo
Esposas Prohibidas de Siervos sin Rostro en la Mansión Secreta de la Noche del Aciago Deseo USA - 2018
Guionista:Neil Gaiman, Shane Oakley
Dibujante:Shane Oakley
Editorial:Planeta Cómic - 56 páginas - color Precio:15,95€
PUNTUACION
4/5

Artículos relacionados

· Miracleman de Neil Gaiman #1: La Edad de Oro

· Neil Gaiman: Leyendas del Abismo #1

· Neil Gaiman: Leyendas del Universo DC #1

Neil Gaiman es uno de los mejores autores actuales. Así de contundente pretendo ser en esta reseña aunque debo dejar claro que puedo no ser muy imparcial. Gracias a la pluma del señor Gaiman descubrí la que es, sin duda alguna, mi obra favorita del noveno arte. ¿Sandman? Muy cerca pero no. A pesar de su impresionante calidad, sus apasionantes personajes y su apabullante imaginación, esta serie palidece ante la fuerza que irradia Muerte: el Alto Coste de la Vida. El optimismo y empatía de su protagonista -que no olvidemos que es la Muerte, normalmente representada de manera algo más tétrica y con accesorios bastante más amenazadores como su guadaña de marca registrada-, la personalidad y cercanía de cada uno de sus personajes, el arte de un Chris Bachalo que nunca ha vuelto a alcanzar esas cotas de grandeza y un guión que rebosa belleza y simbolismo han convertido a esa pequeña serie limitada en una de las joyas más preciadas de mi colección de recuerdos comiqueros.


Desde ese momento, quedé enganchado a Gaiman y sus personales inquietudes. Obras como la mencionada Sandman, Orquídea Negra, Los Libros de la Magia, Casos Violentos o Mr. Punch sólo consiguieron reforzar mi convicción en este autor y sus incursiones superheroicas, aunque irregulares, también me permitieron disfrutar de inesperadas exploraciones a su imaginario particular pasadas por el tapiz de la imaginería superheroica.

Y entonces comenzaron a aparecer sus relatos cortos y novelas. Recuerdo perfectamente esas primeras publicaciones de Norma Editorial de Neverwhere y Humo y Espejos. La primera era una incursión en el terreno novelístico que sigue siendo una lectura simpática que ya contiene la mayoría de elementos literarios que han seguido a Gaiman durante toda su carrera. Pero la segunda era una colección de historias cortas que mostraba lo mejor del autor y que contenía piezas tan complejas y únicas que, aún a día de hoy, siguen adaptándose a otros formatos mediáticos conservando toda la frescura e importancia de aquellos primeros tiempos.


No olvidemos que la principal baza de este escritor es su capacidad para sumergirse en el realismo mágico de una forma inesperada y, a menudo, son las realidades mágicas las que ven su existencia invadida por elementos mundanos y realistas. Ese es precisamente el caso en el tomo que nos ocupa, una suerte de mirada irreverente a los excesos de la llamada novela gótica que se mueve en una realidad en la que la normalidad pasa por mujeres desvalidas que huyen de horrores nocturnos para refugiarse en tétricas mansiones encantadas, deformes seres sedientos de sangre virginal y recargadas frases ominosas con predilección por los adjetivos encadenados.

La última obra de un escritor está demostrando no llegar a buen puerto debido a su necesidad de componer un texto “realista” y su predilección a mofarse de los elementos imperantes en la literatura popular. En una realidad donde lo normal es ser interrumpido por pájaros locuaces, escuchar desgarradores gritos en la noche y albergar deformes horrores encadenados en los desvanes, nuestro protagonista intentará volver su pluma hacia la “fantasía” y contar historias de imaginarios desayunos, impensables conversaciones matutinas o aburridas relaciones matrimoniales.


Shane Oakley se convierte en uno de los autores más interesantes de los últimos años gracias a una mezcla de estilos gráficos que combina a la perfección la cotidianidad de nuestras vidas con los elementos más “retotuyuos”, barrocos y pomposos de esa novela negra gótica que tantos buenos ratos nos ha regalado.

Una lectura que combina mordiente humor, terror gótico y oscura sátira y se convierte en una elección perfecta para estas tardes lluviosas invernales.


contactarEdición impresa