Fandigital y Comicdigital emplean cookies para determinadas funcionalidades. Si continúa navegando asume la aceptación de las mismas.
La Juventud de Mickey Comic Digital

critica

Astro Boy #1

La reedición definitiva del robot más famoso de Osamu Tezuka

REVISTA ESPECIALIZADA EN CÓMIC
"Cuando uno apuesta en serio, algo tiene que ser destruido" Kenji Endo / 20th Century Boys
ID

La Juventud de Mickey

Transmitiendo la pasión por los cómics

Un artículo de José María Pérez Cuajares - Introducido el 04/10/2018
La Juventud de Mickey
La Juventud de Mickey Europa - 2018
Guionista:Tebo
Dibujante:Tebo
Editorial:Planeta Cómic - 80 páginas - color Precio:40,00€
PUNTUACION
5/5

Artículos relacionados

· Happy! #1

· Las Sorprendentes Aventuras de Benjamin Blackstone

· La Casa de los Susurros

Quien esto escribe hace ya muchos años que está irremediablemente enganchado a los cómics. El paso de los años sólo ha servido para afianzar lo que comenzó siendo un entretenimiento más con el que pasar la tarde, pero que ha desembocado en una verdadera pasión y en una de las principales formas de pasar mi ahora escaso tiempo libre. Y como suele suceder con algo que nos apasiona, estamos deseando compartirlo, hacer a los demás participes de eso que nos entusiasma, para que nadie lo deje pasar. Aunque el cómic pasa ahora por uno de sus mejores momentos, en cuanto a cotas de popularidad, y ha logrado “ennoblecerse” frente a otras formas de entretenimiento, siempre es buen momento para ganar nuevos adeptos al medio y, de paso, disfrutar transmitiéndolo. La cosa toma un cariz especial si se trata de mis propios hijos, que espero hayan heredado una pizca de mi gusto por la palabra impresa.


Acostumbrados a su ración diaria de lectura, era el momento perfecto para introducirlos en este nuevo mundo, en el que las imágenes tienen tanta importancia como las palabras, pero me costaba horrores encontrar un título que fuese visualmente atractivo y suficientemente atrayente para engancharles. Desde hace algunos meses, Planeta Cómic viene publicando una serie de álbumes ilustrados por los mejores artistas europeos, que tienen como nexo común tener a Mickey y el resto de personajes de la factoría Disney como protagonistas y que, con diversos formatos y estilos, están llegando a las librerías para regocijo de lectores de muy diversa índole. Así, armado con el tomo de gran formato y tapa dura de La Juventud de Mickey, me dispuse a compartirlo con dos exigentes críticos de 3 y 5 años, y el resultado fue el esperado: nada más terminar las 80 páginas de aventuras y desventuras de Mickey y su sobrino, la respuesta fue clara: “¿Podemos leerlo otra vez?”.


Cinco son las historias que componen el tomo, todas protagonizadas por un viejo Mickey que trata de entretener a su sobrino Norbert contándole algunas de las historias que protagonizó en su juventud: La Fiebre del Oro supone el punto de arranque, en el que además de asistir al típico enfrentamiento con Pete Pata Palo, nos haremos con el tono de las historias de Tebo y, sobre todo, con su increíble arte, que dota al ratón favorito de todos de una elasticidad y un dinamismo pocas veces vista, ni siquiera en sus cortos animados. Luego vendrá Prisioneros en el Bayou, que incluye una fantástica lucha con un caimán, o El Mensajero de la Paz, en la que Mickey se convertirá en piloto para anunciar el fin de la guerra a un pueblo cuyas comunicaciones han sido cortadas.


Sin embargo, Tebo reserva para el final los dos mejores relatos: Forajido de Chocolate, con una divertida parodia de los tiempos de la Ley Seca, en la que el chocolate caliente es el objeto más preciado y en la que la persecución de Mickey y Pete es resuelta de forma magistral por el autor, en forma de página doble en la que perderse durante horas, de la que mis hijos disfrutaron especialmente, imagino que por el colorido y el ritmo que Tebo logra dar a sus páginas. El tomo termina con La Carrera hacia las Estrellas, que supone la oportunidad de añadir al Pato Donald al elenco de personajes y que nos deja su particular e hilarante versión de “un pequeño paso para el hombre, un gran salto para la humanidad”.


Por si a alguien le quedan dudas sobre si debe correr a su librería más cercana y hacerse un pequeño regalo para disfrutar solos o en compañía de algún pequeño que nos rodee, Tebo nos regala unas páginas más de su desbordante talento en forma de epílogo y final abierto, que sólo sirve para demostrar su buen hacer y desear que nuevas historias vean pronto la luz. Una verdadera joya, escondida como sucede a veces entre las innumerables novedades mensuales, que no debemos dejar escapar, ya sea para volver a ser niños durante 80 páginas o para sembrar el amor por este noveno arte que tan felices nos hace.


contactarEdición impresa