Fandigital y Comicdigital emplean cookies para determinadas funcionalidades. Si continúa navegando asume la aceptación de las mismas.
Marvel Saga #104 - Los 4 Fantásticos de Jonathan Hickman #6: Para Siempre Comic Digital

critica

Es un pájaro…

Seagle y Kristiansen analizan al héroe, al mito, al hombre...

REVISTA ESPECIALIZADA EN CÓMIC
"Los muros separan personas; y no sólo los que construimos. Tal vez los que más tenemos que temer son los que no podemos ver, en los que sencillamente creemos." Señal y Ruido
ID

Marvel Saga #104 - Los 4 Fantásticos de Jonathan Hickman #6: Para Siempre

La serie celebra su número 600 con el regreso más esperado

Un artículo de José María Pérez Cuajares - Introducido el 20/10/2020
Marvel Saga #104 - Los 4 Fantásticos de Jonathan Hickman #6: Para Siempre
Marvel Saga #104 - Los 4 Fantásticos de Jonathan Hickman #6: Para Siempre USA - 2020
Guionista:Jonathan Hickman
Dibujante:Steve Epting, Leinil Francis Yu, Barry Kitson, Ming Doyle
Editorial:Panini Cómics - 208 páginas - color Precio:20,00€
PUNTUACION
4,5/5

Artículos relacionados

· Marvel Saga #86 – El Asombroso Spiderman #39: Mi Peor Enemigo

· Marvel Saga #92 - Los 4 Fantásticos de Jonathan Hickman #2: Resuélvelo Todo

· Marvel Saga #94 - Daredevil #25: El Fin de los Días

En los cómics nada dura eternamente. Esta es una gran verdad que todo aquel que lleve cierto tiempo leyendo tebeos puede confirmarte. Da igual que se trate de un cambio de alter ego tras la máscara, de que se desvele el secreto mejor guardado o de la muerte más épica que podáis imaginar, nada permanece si las ventas están en juego. Lo mejor que podemos hacer es sentarnos cómodamente en nuestra butaca favorita y dejarnos llevar por lo que el guionista haya urdido cuidadosamente, disfrutando de cada página y, seamos sinceros, dándonos cuenta de que la lectura será más placentera si dejamos de sufrir porque tal o cual parte de la historia no encaja con lo que nos contaron del personaje en la Edad de Plata, o lo que es peor, si los nuevos números de una colección desafían la sacrosanta continuidad. Jonathan Hickman es uno de los mejores guionistas de los últimos años, y su llegada a cada colección se traduce en una enorme expectación por parte de los fans que, a menudo, no dudan en despellejarle si lleva sus ideas más allá de lo esperado. Desde su llegada a Los 4 Fantásticos, la etapa que ahora recupera Panini dentro de su línea Marvel Saga, ha tomado elementos de los clásicos Stan Lee y Jack Kirby, de John Byrne, y ha llevado su pasión por la primera familia de Marvel hasta el extremo. Cuando parecía que no podía hacer nada más osado con la serie, decidió reducir a 3 el número de miembros del grupo, dejando a los lectores con la boca abierta una vez más, pero sabedores de que la medida sería solo temporal y que pronto veríamos a la familia al completo de nuevo.


Y durante los pocos meses que ha durado este cambio de status, Hickman no ha perdido el tiempo, trayendo a Spiderman como uno de los mejores sustitutos de la historia (no es la primera vez ni será la última en que la familia fantástica tiene que echar mano de un recambio), y dándose el gustazo de desdoblar la colección, añadiendo FF como una nueva y brillante cabecera, con la que duplicar la cantidad de aventuras galácticas que los fans encontrarían en las estanterías cada mes. Nada más abrir este sexto tomo de la etapa del guionista en la serie, nos damos cuenta de lo mucho que ha conseguido hasta el momento, abriendo nuevas tramas y espacios en los que narrar su increíble odisea. Latveria, el edificio Baxter o Attilan son desde hace meses varias de las subtramas que se han abierto en la serie, y eso sin contar con la Fundación Futuro y sus aventuras, que a menudo se complementan con las de la serie original. En Nueva York es el fin del mundo, una nueva batalla ha estallado en medio de la ciudad y, entre el caos, los edificios ardiendo y las explosiones, seremos testigo de un esperado regreso.


Se celebraba el número 600 de la serie, y todo apuntaba a que el número de celebración sería el escenario perfecto para devolver a la serie sus protagonistas originales. Sin embargo, la forma en que Hickman introduce el regreso es original como pocas. Si bien la primera parte del número finaliza con la sorpresa del regreso en un perfecto cliffhanger, en la parte central de esta entrega, por supuesto de mayor extensión de lo habitual, se nos ofrece el puente entre la desaparición del personaje, números atrás, y el mismo cliffhanger del que aún no acabábamos de reponernos. Este número especial aún tendría espacio para contar con Leinil Francis Yu, Ming Doyle o Farel Dalrymple como artistas en sucesivos capítulos, en los que avanzar por donde irán las tramas en los números siguientes, demostrando que a pesar de haber comenzado ya la segunda mitad de su etapa, quedan muchas buenas historias por contar. En el apartado artístico, y a pesar de los invitados especiales, el habitual Steve Epting le cede el testigo a Barry Kitson, que aporta mayor luminosidad a los personajes, pero sin restar espectacularidad. Una serie recomendable para los fans del cuarteto, que disfrutarán especialmente con las continuas referencias a la historia de la serie, que Hickman ha diseminado en los rincones más insospechados de su estancia en la colección.


contactarEdición impresa