Fandigital y Comicdigital emplean cookies para determinadas funcionalidades. Si continúa navegando asume la aceptación de las mismas.
John Constantine Hellblazer #1: Señales de Infortunio Comic Digital

critica

Big X

Osamu Tezuka y los horrores de la guerra

REVISTA ESPECIALIZADA EN CÓMIC
"La inmortalidad es como las vacaciones de verano. Se apodera de ti la apatía, hay tiempo, todo lo dejas para mañana y al final nunca haces nada." Las Calles de Arena
ID

John Constantine Hellblazer #1: Señales de Infortunio

Nuestro bastardo favorito vuelve por la puerta grande

Un artículo de Javier Jiménez Jiménez - Introducido el 14/11/2021
John Constantine Hellblazer #1: Señales de Infortunio
John Constantine Hellblazer #1: Señales de Infortunio USA - 2021
Guionista:Kat Howard, Simon Spurrier
Dibujante:Aaron Campbell, Craig Taillefer, Marcio Takara, Matías Bergara, Tom Fowler
Editorial:ECC Ediciones - 216 páginas - color Precio:24,00€
PUNTUACION
4,5/5

Artículos relacionados

· Constantine: The Hellblazer

· Constantine

· Hellblazer: Andy Diggle

Suponemos que el “bueno” de John Constantine tuvo que sentir la misma sensación que Hulka en la vuelta de John Byrne al título tras conocer la noticia acerca de su inclusión en Black Label, el nuevo sello adulto DC. En aquel entonces, el autor trató los números anteriores a su retorno como un extraño sueño que nuestra protagonista había sufrido y, para alegría de los fans, ya había terminado. En el caso que nos ocupa, la pesadilla ha durado varios años y había arrastrado a nuestro investigador preferido al universo de colores chillones, uniformes ajustados y hazañas superheroicas que sirve de columna vertebral al éxito editorial de DC.

El problema que no supieron anticipar los poderes editoriales de la casa es que Constantine es un personaje que se nutre de la anarquía, el caos y la denuncia política, razón por la que lanzarlo sin más a un universo poblado de personajes estereotipados, conflictos simples y diversión inconsecuente iba a resultar en el mejor de los casos una mala idea. El resultado, desgraciadamente para todos los que amamos a este bastardo modelado por guionistas de la talla de Alan Moore, Jamie Delano, Warren Ellis, Garth Ennis o Peter Milligan, fue una etapa insulsa en la que los autores intentaron convertir a Constantine en el bribón pendenciero simpático de turno que servía de contrapunto humorístico a la seriedad de muchos de los integrantes de la Liga de la Justicia.


Sin embargo, todo lo malo tiene un final y Constantine se negaba a seguir palideciendo más tiempo en los títulos pijameros de la editorial y ansiaba volver a su Reino Unido natal para seguir repartiendo su patentada mezcla de mala leche, egoísmo recalcitrante y flema británica.

Como el experimento superheroico no había salido todo lo bien que conjeturaban los gerifaltes deceítas, Simon Spurrier se encontró con la posibilidad de devolver a Hellblazer su grandeza perdida y volver a convertirla en una serie adulta, relevante e imprescindible en los tumultosos tiempos que nos ha tocado vivir. Esta colección consigue su grandeza cuando utiliza cada demonio, cada maldición y cada vampiro para mostrarnos los problemas reales de nuestro mundo, usando esta fachado de título esotérico y terrorífico para tratar temáticas que retratan los peores rasgos de la condición humana.


Acompañado por el arte de Aaron Campbell, Matías Bergara y Marcio Takara, Spurrier sitúa a Constantine en el centro de un misterio que servirá de argumento vertebrador a toda su etapa y que enfrentará a nuestro protagonista a un enemigo que lo conoce tan bien que ninguno de sus trucos servirá para derrotarlo. Además, con el Brexit y el racismo imperante en la sociedad actual como telón de fondo, el guionista utilizará los aparentemente inconexos relatos de este volumen para ir tejiendo un tapiz que comience a desvelar ante nosotros las verdaderas intenciones del escritor.

El volumen se torna un increíble acierto de la editorial gracias al buen hacer de Spurrier, su respeto por la historia de nuestro bastardo favorito y la presentación de magníficos personajes secundarios -imposible no caer rendido instantáneamente ante la simpatía y ternura de Tommy Willowtree- que esperemos se queden con nosotros durante una larga temporada.


contactarEdición impresa