Fandigital y Comicdigital emplean cookies para determinadas funcionalidades. Si continúa navegando asume la aceptación de las mismas.
El Asombroso Spiderman: Las Tiras de Prensa #4 (1983-1984) Comic Digital
REVISTA ESPECIALIZADA EN CÓMIC
"¿Por qué nos cuesta tanto imaginar lo inimaginable?" Tony Stark, Invincible Iron Man #2
ID

El Asombroso Spiderman: Las Tiras de Prensa #4 (1983-1984)

Nuevas amenazas diarias para nuestro amistoso vecino

Un artículo de José María Pérez Cuajares - Introducido el 11/03/2022
El Asombroso Spiderman: Las Tiras de Prensa #4 (1983-1984)
El Asombroso Spiderman: Las Tiras de Prensa #4 (1983-1984) USA - 2021
Guionista:Stan Lee
Dibujante:Floro Dery, Fred Kida
Editorial:Panini Cómics - 328 páginas - color Precio:39,95€
PUNTUACION
4/5

Artículos relacionados

· El Asombroso Spiderman: Las Tiras de Prensa #1

· Star Wars: Las Tiras de Prensa Clásica de Russ Manning Volumen 1

· Rip Kirby: El Primer Detective Moderno - Tiras Completas 1946-1948

Como comentamos al hilo del comienzo de la publicación en nuestro país de la mano de Panini de las legendarias tiras de prensa, fue el propio Stan Lee quien insistió, en plena fiebre americana por el personaje, en encargarse del guion de estas tiras que se publicaron de forma ininterrumpida en muchos diarios nacionales de Estados Unidos. Aunque su aparición parecía una nueva maniobra comercial que aseguraba la presencia del trepamuros en otro medio, lo cierto es que la sencillez de sus historias, ideales para quien conocía al personaje, pero no estaba al día de sus aventuras mensuales, era perfecta para ser disfrutada en los periódicos, ya fuera entre semana, publicada en blanco y negro, o en domingo, en este caso a todo color, haciendo que el dibujo luciese de forma especial. El mítico John Romita se haría cargo del dibujo de la serie, aunque con el paso de los años sería sustituido por nuevos artistas, como Floro Dery y Fred Kida, encargados de ilustrar las tiras de los años 1983 y 1984 recogidos aquí, aunque se mantenía el estilo de Romita para no despistar al lector ocasional.


Quien sí decidió permanecer como narrador de la serie fue Stan Lee, incombustible a la hora de seguir imaginando historias para su creación más querida, que a primeros de los 80 seguía tan en forma como el primer día, a pesar de sus obvios compromisos profesionales en muchas otras series. En las más de 300 páginas que se recogen en este cuarto tomo, y casi dos años de las aventuras del personaje, hay cabida para todo tipo de historias, como un inesperado viaje al triángulo de las Bermudas, que contaba con la aparición de Namor, quien sin mucho esfuerzo robaba el protagonismo a un despistado Peter que no podía usar todos sus poderes debajo del agua, o una trama que funcionaba como una velada crítica a la actualidad americana, recurso utilizado por Stan Lee en infinidad de ocasiones, en este caso para centrarse en los dichosos videojuegos, que amenazaban con sorber el cerebro a los jóvenes de la época (y de paso, de alejarlos de las librerías de cómics, algo imperdonable), y que aquí llegaban a cambiar la personalidad de la gente, y hasta de la tía May, a quien se atrevían a volver malvada.


Conocedor del éxito de su personaje, y de la longevidad que este proyecto iba a tener, Stan Lee se atrevía con tramas cada vez mas largas, como la protagonizada por J.J. Jameson, que se prolongaría durante casi ocho meses en su publicación original, y que tomaba prestados muchos trucos de los seriales de novela negra para dejarnos un relato lleno de giros, chantajes y pérdidas de memoria, que en manos del guionista resultaban tan entretenidos como adictivos, y que leídos del tirón se consumen como si fueran pipas. Además de luchar contra un impostor, Peter recibía en estas páginas la cada vez más recurrente visita de Mary Jane, convertida en su pareja oficial y secundario oficial del personaje. En resumen, un conjunto de entretenidas y nada pretenciosas historias, reunidas en una magnífica edición por parte de Panini, que han resistido con orgullo el paso del tiempo desde su primera publicación y pueden disfrutarse de igual forma hoy en día.


contactarEdición impresa