Fandigital y Comicdigital emplean cookies para determinadas funcionalidades. Si continúa navegando asume la aceptación de las mismas.
Juan Giménez: 'Tardé nueve años en terminar Los Metabarones' Comic Digital

blogs

La Atalaya del Vigía

Mort Cinder: La nueva vida editorial de un hombre inmortal

REVISTA ESPECIALIZADA EN CÓMIC
"Sólo los libros fantásticos pueden transmitir la realidad desfasada en la que vivo." David B. / Epiléptico
ID

Juan Giménez: 'Tardé nueve años en terminar Los Metabarones'

El técnico mecánico de las novelas gráficas

Un artículo de Juan José Palacios Hoyos - Introducido el 14/04/2011
Juan Giménez: 'Tardé nueve años en terminar Los Metabarones'
Recientemente tuvimos la oportunidad de hablar con el veterano autor argentino, pero residente en España, Juan Giménez (Mendoza, 1943, en el Expocómic 2010. Responsable de obras como La Casta de los Metabarones, El Cuarto Poder, Leo Roa o As de Pique, esta semana verá publicada su nueva obra: Yo, Dragón.

CómicDigital (J.J. Palacios): La Casta de los Metabarones es su obra más conocida, y la que más tiempo le ha llevado desarrollar. ¿Cuánta dedicación le ha llevado este proyecto?
Juan Giménez: Me costó hacerlo nueve años, a libro por año. En realidad la colección es de ocho, pero se dilató en el tiempo por otras razones.
Está guionizada por esa maravilla imaginativa que es Jodorowsky y al principió la afronté con ciertos titubeos porque no estoy acostumbrado a dibujar las historias de otros, sino a hacer las mías propias. Pero él me facilitó mucho el trabajo, proporcionándome plena libertad, que fue una de las condiciones que puse cuando la editorial me propuso el proyecto. Y él, que es un tipo muy inteligente, me brindó total libertad de ejecución. Me daba el guión con unas bases, y aunque yo no le toqué ni una coma, sí que modifiqué sin consultarlo algunos tiempos cuando veía la posibilidad de realizar secuencias con una acción más dinámica. Afortunadamente a él le entusiasmaban estos cambios, de tal manera que iban pasando los años y la simbiosis era cada vez mayor. Pero claro, llegó un momento en el que hubo que terminar.


He pasado de dibujar naves espaciales a una historia mediaval con dragones
Y durante esa época, ¿echó de menos escribir sus propias historias?
Exacto, mientras hacía Los Metabarones, el vicio de escribir e ir anotando ideas provocó que lo primero que hice al acabar esta obra fue continuar una historia inconclusa nueve años atrás. Eso es lo que estaba haciendo hasta que la editorial Humanoides sufrió cambios internos que me condujeron a producir para otro tipo de editoriales, que es lo que estoy haciendo ahora con el sello belga Lombard. Ahí estoy realizando una de esas viejas acumuladas (Yo, Dragón), una historia mediaval con dragones que tenía muchas ganas de hacer, y cuyo libro acaba de salir en Europa y sale esta semana en España (hoy, concretamente en el Salón del Cómic de Barcelona).
Es un gran cambio respecto a sus temáticas anteriores.
Es como ir del futuro al pasado, pero realmente la única diferencia es la dificultad de tener que dibujar la anatomía de los caballos, con el estudio previo que requiere. Esto me ha costado un poquito pero ya voy aclimatándome. El proyecto son tres libros: el primero de hecho va sembrando las pautas que se van a resolver en los otros dos, los cuales estoy desarrollando consecutivamente, para hacer que el guión esté lo más consolidado posible.

Se va a quedar en tres entregas entonces.
Bueno, eso nunca se sabe, pero digamos que a medida que voy desarrollando la historia me doy cuenta de que quizá podría aventurarme en un cuarto libro, pensando en que tal vez podría hacer esto o aquello. Pero por ahora lo sensato serían tres, así me jubilo tranquilamente del trabajo.

Ya que está, cuéntenos algo más sobre su nueva obra.
Hace tres meses se editó el primer volumen, pero ahora hay una segunda edición con una nueva cubierta y bocetos añadidos, para aprovechar el tirón de las fiestas navideñas. Y en cuanto vuelva a casa, seguiré con todo este mundo de dragones, catapultas, castillos. Los castillos los estoy haciendo con base lógica de arquitectura, por mucho que sean detalles secundarios.
Uno de los puntos fuertes de su trabajo es cómo dibuja la tecnología, gracias a su formación en dibujo industrial.
Soy técnico mecánico de máquinas pesadas, lo que me hace sentirme muy cómodo dibujando máquinas, con una base más o menos lógica. Aunque la ciencia ficción me da muchas libertades, yo le doy al lector datos reconocibles de motores, pesos, posiciones, movimientos. Hay gente a la que al ver mi dibujo le gusta, y otros que van más allá e identifican cosas. En ciencia ficción trabajo mucho la ergonomía, la forma de los diseños de las sillas, las proporciones, etc. En realidad todo lo que aprendí en la facultad estudiando diseño industria lo aplico, porque lo que estudias lo utilizas casi sin querer en el día a día. No todo el mundo se fija en esos detalles, pero yo los hago para aquellos que sí los identifican.

Aún así hay mucha gente que se fija en esos detalles, y no creo que haya muchos autores que puedan presumir de utilizar una base lógica tan detallada como la suya.
No, no hay muchos, afortunadamente, jaja.

Eso es todo, Sr Giménez. Muchas gracias y encantado de conocerle.


Opinión de los lectores

No hay mensajes publicados, publica el tuyo . La identificación es voluntaria pero te permite mantener tu nombre y avatar. Hazlo desde aquí

Nombre:

Texto:

Introduce el código de validación inferior en la casilla:


Normas de uso:

-Agradecemos cualquier punto de vista adicional sobre el artículo.
-Tu comentario nos aportará más si no descalifica la opinión del redactor y aporta tus propias razones al debate. Cualquier corrección será, por supuesto, bienvenida.
-Está prohibido el spam, los enlaces a contenido ilegal y las descalificaciones.
-Este formulario no procesa html.





contactarEdición impresa