Fandigital y Comicdigital emplean cookies para determinadas funcionalidades. Si continúa navegando asume la aceptación de las mismas.
Series son Amores - Drácula de la BBC: Listón alto y salto por debajo Comic Digital

critica

Black Jack #7

Nuevas historias al borde de la medicina

REVISTA ESPECIALIZADA EN CÓMIC
"El amor no es de los sueños. El amor pertenece al deseo, y el deseo es siempre cruel." Morfeo, The Sandman 9
ID

Series son Amores - Drácula de la BBC: Listón alto y salto por debajo

Vsitazo libre de spoilers a la nueva versión británica del popular personaje

Un artículo de José María Amores Casado - Introducido el 19/01/2020

Artículos relacionados

· Batman & Drácula

· Batman: Vampiro

· Yo, Vampiro: La orden de los Van Helsing

· Liga de la Justicia Oscura #2: El Alzamiento de los Vampiros 1

Vaya por delante que me declaro fan del dueto Mark Gatiss - Steven Moffat, creadores de la genial Sherlock (BBC, 2010-17) que se encuentra dentro de mi catálogo de series favoritas, así como su participación en la brillante Dr Who. Aún así, me temo que en esta ocasión los autores no han conseguido mantener las expectativas de su trabajo previo que han servido para crear, gracias en gran medida a una genial campaña localizada de marketing, un hype que le va a hacer mucho daño a la serie.

Mi intención es comentarla tratando de alejarme de ese efecto halo que podría desde luego perjudicar el resultado final de la valoración que hago de la obra. Y por supuesto esta crítica estará libre de spoilers así que podéis adentraros en ella sin temor alguno.


La serie consta de tres episodios con una duración aproximada de unos noventa minutos cada uno de ellos, lo que viene siendo la duración normal de una miniserie de este corte. Valorando cada uno de los episodios por separado, es evidente que el resultado va de más a menos, perdiendo de todo un poco: las dosis iniciales de terror, la profundidad de la historia, el desarrollo de los personajes... No han sabido mantener el nivel del primer episodio que es, sin duda, el más completo de los tres. El segundo es pasable, por momentos repetitivo y sin ambición y por último el tercero... bueno, las expectativas son la madre de todas las frustraciones, así que no guardéis muchas con el tercero.



En los primeros compases de la serie ya vemos hacia dónde apunta y con el paso de los minutos y la presentación de los diferentes personajes vamos notando esa frescura propia de los autores a la hora de actualizar una historia. Sin duda hacen un planteamiento muy original respetando siempre la base de la historia y manteniendo la tensión propia de la ficción.

Uno de los aspectos que sin duda más me ha gustado es la interpretación de la hermana Agatha llevada a cabo de forma genial por Dolly Wells, que no sólo presta una réplica y contrapunto al conde Drácula sino que roba protagonismo en los planos que participa junto a un Claes Bang que hace una versión correcta de un conde Drácula ingenioso, seductor pero poco terrorífico, y es esa vertiente oscura donde veo más flojo al personaje.


Otro de los aspectos de la serie que echo en falta es el desarrollo de su propia mitología. A saber, quien más y quien menos se ha leído la obra original o, en su defecto, ha visto alguna de las versiones cinematográficas y por tanto entiendo que todos conocemos a los personajes principales, el desarrollo de la trama y cómo acaban cada uno de sus protagonistas. En un caso anterior (Sherlock), los autores ya revisaron un clásico dotándolo de su propia mitología o trasfondo (como queramos llamarlo) manteniendo contacto con la obra original pero actualizando y adaptando todos los aspectos principales con mayor o menor profundidad para alcanzar un nivel creíble. En el caso de Drácula eso no es así: obvian el pasado de todos los personajes (traídos del libro o nuevos), no entran en un trasfondo relevante ni tampoco se preocupan de dar protagonismo a la historia del propio personaje en sí (pasado, motivaciones, miedos, deseos…). Para que nos entendamos, en sólo diez minutos más de lo que dura uno de los episodios, la primera película de John Wick introducía todo un universo con pequeñas notas y abría una puerta a seguir narrando cosas.


Otra cosa que me molesta, y bastante, es que se plantean arcos y personajes que no llevan a nada. Y eso me hace sospechar mucho sobre la construcción de la serie: con todo el material que podrían haber generado los autores, da mucha sensación de relleno por momentos. ¿Lo han hecho con prisas? Lo parece. ¿Han tenido que doblegarse a requisitos de producción? Quizás. ¿Tiraron la toalla en algún momento? Es sumamente extraño ver cómo acaba el primer episodio con un gran cliffhanger para pasa olímpicamente de él en el siguiente capítulo.

En resumen, es una serie para disfrutar de grandes momentos y frases (“...nadie es perfecto”), llevada por dos buenos actores (mejor ella que él) con una acertada banda sonora y una buena dosis de actualización manteniendo el espíritu original, pero todo el gran proyecto ha quedado desdibujado por un final que tiene prisas por cerrar, la presencia de arcos que no llevan a ningún sitio restando espacio a la trama principal y una producción correcta pero por debajo de lo que se merecía.


contactarEdición impresa