Fandigital y Comicdigital emplean cookies para determinadas funcionalidades. Si continúa navegando asume la aceptación de las mismas.
Jim Starlin: 'Matar al Capitán Marvel me estereotipó como autor' Comic Digital

critica

Isola: Capítulo Dos

¿Hasta dónde llegarías para salvar el destino de tu reino?

REVISTA ESPECIALIZADA EN CÓMIC
"Practico para decirte adiós" Bleach
ID

Jim Starlin: 'Matar al Capitán Marvel me estereotipó como autor'

El Devorador de Superhéroes

Un artículo de Jaime de Mora - Introducido el 15/06/2009
Jim Starlin: 'Matar al Capitán Marvel me estereotipó como autor'
Quién iba a pensar que alguien tan obsesionado con la muerte -Terry Prachett aparte- fuese un tipo tan jocoso y divertido. Jim Starlin le saca punta a cada pregunta y la responde con una ironía más británica que norteamericana. Pero todo esto es una fachada. Bajo sus palabras se esconde un autor preocupado por la realidad de su tiempo y un crítico del sistema. Y la muerte y el espacio exterior son sus móviles para llegar al lector y transmitirle sus preocupaciones.

Tus comienzos como autor están relacionados con el automovilismo. ¿Cómo es eso posible?
(Risas). La verdad es que fue todo una casualidad. Yo comencé a leer Batman y Superman a finales de los 50, cuando mi padre trabajaba en la fábrica de Chrysler en Detroit. Uno de los beneficios de su trabajo era poder llevarse a casa todo el papel y lápices que podía meter en su maleta al final del día. Yo los aprovechaba calcando sobre la pared los personajes de los cómics que leía.

¿Y eso cómo te llevó a convertirte en profesional del sector?
Por pura suerte. Salí de la Marina y me presenté en Nueva York justo en el momento en el que se estaba expandiendo la industria del cómic. Marvel pasó de tener seis colecciones a más de veinte, así que contrataban a cualquiera que pasase por ahí y que tuviese un poco de nivel con el lápiz. Y ahí estaba yo.
Y prácticamente desde el principio comenzaste a desarrollar todas tus obras fuera del Planeta Tierra. ¿Por qué esa fijación con el espacio exterior?
Porque odio dibujar coches y caballos (risas). La verdad es que me permite contar historias que puedan llegar a cualquier lugar. Si colocase a mis personajes sobre la Tierra, estaría limitado por la realidad. No podría colocar por ejemplo a los alemanes en un lugar que no fuese Alemania. Dentro de un entorno creado por mí mismo, puedo tomar cualquier decisión política o medioambiental. Me gusta cuestionar todo, así que a veces me marco unas directrices de hacia dónde quiero ir y las tomo sirviéndome del cosmos.

¿Qué es lo que buscas entonces al escribir una historia? ¿Entretener, emocionar, hacer reflexionar a la gente..?
La gran idea es el entretenimiento. En eso se supone que se basa todo. Pero a mí también me gusta escribir algo que te haga pensar. Por eso a veces meto en mis historias temas religiosos, políticos... Son elementos que te hacen reflexionar qué harías tú en esa situación; y que el lector piense es mi segunda motivación.

¿Y de qué forma concibes estas críticas sociales, políticas...?
Es inevitable, estoy influenciado por lo que veo y lo que está a mi alrededor. Lo que plasmo en mis páginas forma parte de un proceso mecánico. Siempre tengo el fondo de mi historia pensado antes de empezarla. Sea destructiva hacia un sector de la sociedad o crítica contra el poder establecido, lo que siempre hago es buscar el fondo y lo que quiero contar y después construyo mi historia alrededor de este tema.

Precisamente, uno de los temas más tratados en todas tus obras es la muerte, ¿por qué?
Todo empezó con Warlock, que prácticamente se suicidó. Ese acontecimiento creció y cogió fama, así que cuando Marvel quiso matar al Capitán Marvel me llamó y eso ya me esteorotipó definitivamente como autor. Después, fue inevitable que me llamasen también para acabar con la vida de Robin.
...Aunque realmente llevaba con la idea de matarle un buen tiempo. Para mí, la premisa de juntar a Batman con un crío me parece nefasta. Es algo infantiloide. Vistes a Batman todo de negro, le representas como un tipo solitario y después le mandas a este crío vestido con mallas de colores para que detenga las balas. No tiene ningún sentido.

Página 1 de 3
1 | 2 | 3 |

contactarEdición impresa