Fandigital y Comicdigital emplean cookies para determinadas funcionalidades. Si continúa navegando asume la aceptación de las mismas.
Kenny Ruiz Comic Digital
REVISTA ESPECIALIZADA EN CÓMIC
"No estoy para nada interesado en la industria del cómic." Alan Moore
ID

Kenny Ruiz

Talento nacional nacido del manga

Un artículo de Jaime de Mora - Introducido el 27/03/2009
Kenny Ruiz
Él mismo se define como "hijo de la "Generación del Manga". Basta con abrir cualquiera de sus obras para apreciar esta influencia capital en su estilo que le ha convertido en uno de los autores españoles con más proyección. El Cazador de Rayos es la obra magna de este granadino de 28 años y la desmenuza para CómicDigital en una entrevista en la que también analiza el sector del cómic nacional, internacional y sus proyectos de futuro.

Como autor completo que eres, ¿cuáles han sido tus influencias, lo que ha marcado tu propio estilo?
El manga. Yo soy hijo de la generación del manga. Sobre todo, el ánime que vi de pequeño, como Los Caballeros del Zodíaco. Era una historia épica que me interesaba muchísimo más que las historias prelavadas que se veían en los tebeos de superhéroes del momento, que eran muy ingenuos para mi gusto.

Akira es la obra que me hizo plantearme “esto es lo que quiero hacer"
Y Akira es el manga que más me hizo plantearme “esto es lo que quiero hacer”. Además, me golpeó muy fuerte la sensación de saber que era un solo autor, porque cuando leía comics de superhéroes se notaba una diferencia muy grande entre un trabajo dividido entre muchos autores y el que realiza uno solo. Más tarde, justo antes de El Cazador de Rayos (Ed. Dolmen), leí Grandes Guerras de Clanes (Grendel Tales), de Darko Macan y Edvin Biukovic. Es un tebeo poco famoso, pero a mí me pareció increíble. Tocaba temas sociales y actuales a través de la ciencia ficción y era un compendio de efectos y de sensaciones que representaban lo que yo quería para un cómic. Recuerdo perfectamente pensar: “Algo falla en lo que he hecho hasta ahora. Tengo que replanteármelo todo otra vez”. Y fue cuando salió el Cazador de Rayos. Fue a raíz de leer a Macan y Biukovic que me replanteé cómo hacer un tebeo, como hacer una historia autoconclusiva que dijera algo al lector.

¿Y cuál es la obra de la que te sientes más orgulloso?
El Cazador de Rayos, aunque en realidad estoy orgulloso de todas las que he hecho. Ésta es la más ambiciosa que he afrontado. Lo hacía yo todo y hubo muchos momentos en que pensé que lo iba a dejar. Después, tenía el hándicap de que era nuevo en el mercado, que no sabía cómo funcionaban las cosas…. Fue un proceso muy largo. Y muy complicado. Aunque el resultado me gusta. Yo ahora la leo y pienso, “joder, esta guay”.

Para una obra tan personal y profunda como ésta, ¿de donde sacas la inspiración y las ideas?
Principalmente, de experiencias o reflexiones personales. Creo que todos los autores hablan de lo que les preocupa en la vida y a mí siempre me ha gustado la alegoría o la metáfora. Busco siempre reflexiones que me preocupan o preguntas que no he sabido responder, y busco una metáfora de ciencia ficción o de aventura que la explique sin la necesidad de que sea una declaración de intenciones; sino para que cuente una historia que al espectador le divierta y que también me sirva a mí para desahogarme o hablar de algo que veo que no funciona bien.

Busco siempre experiencias personales y una metáfora que las explique para contar mis historias
En el Cazador de Rayos hay un montón de influencia de géneros de pelis de los 80 de ciencia ficción como Mad Max o Blade Runner y de mangas como Alita o Akira. Luego, todas esas influencias están metidas en la batidora de mi vida y de mi experiencia y sale el resultado final.

"No comprendo el mercado del cómic"


¿Abogas más por la vertiente personal o la comercial? ¿Crees que son compatibles?
Es que nunca he entendido nada de esto. Intento pensarlo y alguna vez he pensado “voy a hacer una historia comercial y así me hago rico”, pero es que no sé cómo funciona. Cuando lo he intentado, no comprendo nada. Hoy, por ejemplo, comercial es hacer una novela gráfica en plan Satrapi, como Persépolis. Pero cuando yo empecé en el mundillo, hacer eso era un suicidio. Luego, hacer espadas es comercial, pero si las haces la tachan de fantasía cutre.

Visto el éxito y el carisma de Kaín, el protagonista de la obra, ¿has pensado en hacer algún día una secuela o crees que toda su historia está ya contada?
Espero que no. Esas cosas son remanías. No las haces porque las quieras contar, sino por estirar un poco más el éxito que tuvo. Me parece mal comienzo plantear una obra así. Igual algún día… George Lucas también dijo que nunca más haría Star Wars y ahora mira la que ha “liado”. Hoy por hoy, creo que la historia de Kaín ya está contada.


Y ahora que las adaptaciones están tan de moda, si te llegase alguna productora cinematográfica y te dijese que quiere llevar tu obra al cine, ¿cómo te lo tomarías?

Las películas de cómics son una basura, pero no soy Alan Moore para negar una posible adaptación de una obra mía

La vendo (risas). Encantado no, aterrorizado. De todas las adaptaciones que estamos viendo, yo sólo salvo las de Zack Snyder y Sin City. Lo que pasa que sería una oportunidad para que el cómic se conociera a un nivel que por sí mismo nunca conseguiría y siempre podría cruzar los dedos y esperar que hicieran algo guay. Pero como pienso que todo lo que hacen en el cine sobre cómics es una basura, pues probablemente hicieran una basura. Pero no soy Alan Moore, no me puedo permitir pasar de una oportunidad de promoción como ésa.

Página 1 de 2
1 | 2 |

contactarEdición impresa