Fandigital y Comicdigital emplean cookies para determinadas funcionalidades. Si continúa navegando asume la aceptación de las mismas.
Spiderman Superior #92 Comic Digital
REVISTA ESPECIALIZADA EN CÓMIC
"Yo habría clonado a Robert Mitchum. Si hubiera más Robert Mitchums sueltos habría mucha menos gilipollez en el mundo." Lord Evelyn Winnieford III / Shaolin Cowboy #2
ID

Spiderman Superior #92

Preludio a Nación Duende

Un artículo de Bruno Lorenzo - Introducido el 26/06/2014
Spiderman Superior #92
Spiderman Superior #92 USA - 2014
Guionista:Dan Slott, Kevin Shinick y Nick Spencer
Dibujante:Humberto Ramos, Marco Checchetto y Steve Lieber
Editorial:Panini Cómics - 112 páginas - color Precio:5.95€
PUNTUACION
3,5/5
AVISO: Éste artículo contiene posibles spoilers. En él se revelan aspectos argumentales que el lector podría preferir descubir por sí mismo.

Artículos relacionados

· Spiderman Superior #91

· Spiderman Superior #90

· Spiderman Superior #89

- Tranquilo, has ganado esta batalla.
- Pero puede que acabe de perder la guerra.


Estas palabras, este diálogo entre El Castigador y nuestro ahora no tan amigo pero siempre vecino Spiderman, simbolizan a la perfección lo que supone este nuevo volumen de la edición española del personaje que se aproxima inexorablemente a su centésima entrega, todo un hito entre las ediciones del arácnido en nuestro país desde que se adoptó el formato tomo. Como aventurábamos en anteriores entregas de este seguimiento mensual, la trama del Duende Verde y el Duende se encaminaba a su clímax, en una macrosaga que en Marvel Dan Slott y el resto de la Oficina Arácnida han dado en llamar Nación Duende. Supone la antesala del final de la etapa del Spiderman Superior y es por ello que el primer número incluido en este tomo adquiere una importancia aún mayor si cabe, al ser el principio del fin de dos tramas de tanto calibre.

Comienza la última gran saga de este interesantísimo Superior Spiderman con los Duendes luchando por el control del crimen organizado en la Gran Manzana


O al menos, eso es lo que uno espera antes de leerlo, pues realmente el mayor punto de interés respecto a esa saga se encuentra en las primeras páginas. Para empezar, el regreso de Marcos Martín (acompañado de genial Javier Rodríguez) como ilustrador, en unas pocas viñetas, las protagonizadas por la rota mente de Peter Parker, ya hacen que merezca la pena pararse a leer este número. Martín se mimetiza con Steve Ditko y provoca un sentimiento de nostalgia en el lector: nostalgia por los viejos buenos tiempos de Parker y por la marcha del español de la colección (aunque sabemos que no está malgastando su tiempo). Slott juega de forma inteligente con los giros de guión, como es habitual, especialmente con la identidad del villano: ofrece suculentas pistas que los lectores más avispados podrán entender y otras que bien podrían ser bombas de humo para simplemente despistar la atención. Es curioso por otra parte el trato que recibe Roderick Kingsley, un personaje que siempre en cierta forma ha sido muy minusvalorado a pesar de los esfuerzos de grandes autores de la serie como el mítico Roger Stern, y que aquí se reivindica como el Duende definitivo. Con todo ello, nuestro guionista lanzarredes coloca a todas las piezas en juego, a la espera del gran protagonista. ¿Será capaz Octopus de estar a la altura de Parker contra su más grande enemigo?

La marcha del interesante Chris Yost ha supuesto la pérdida de buena parte del atractivo de este 'team-up'


Este, a grandes rasgos, descafeinado avance de saga, se ve completado con dos entregas de Superior Spider-Man Team-Up. Chris Yost está fuera y, aunque algunos desearían lo contrario, estos episodios no dejan de ser vacíos en su contenido, una simple excusa para alertar al Spiderman Superior de la presencia de su némesis; una simple excusa para que el Castigador y Daredevil aparezcan por estás páginas, sin tampoco demasiado sentido argumental o necesidad. Un prácticamente novato en el mundo del arte secuencial, Kevin Shinick, hace lo que puede por tanto con los mimbres que le dan, sabedor que la serie está condenada a patir de ahora a ser más que nunca un punto de apoyo de lo que realiza Slott en la colección principal. El que sí sigue a gran nivel en este título es un desaprovechado Marco Checchetto. El italiano esta pidiendo a gritos recibir encargos de mayor envergadura, con su facilidad para narrar la acción, con claridad, definiendo perfectamente a todos los personajes en liza.

Daredevil y el Castigador se pasarán por las páginas del tomo con los geniales dibujos de Marco Checchetto


Como el lector puede comprobar sin ninguna duda, lo mejor de este volumen no se encuentra en el preludio de Nación Duende. Y es que por primera vez y gracias al cuidado que pone Panini Cómics en reducir la distancia respecto a la edición original, podemos disfrutar de una entrega doble de una serie que, al menos aquí, no nos vamos a cansar de recomendar, Superior Foes of Spider-Man, que si ya destacaba en meses pasados aquí se convierte en la máxima atracción de esta colección. Nick Spencer continúa ofreciéndonos cada mes una de las colecciones más personales, originales y, sobre todo, divertidas, del panorama de las grandes editoriales USA. Es toda una sitcom, con un alto porcentaje de mala leche y por momentos humor negro que demuestra que no estaba todo hecho en una franquicia como esta.

Una de las mejores propuestas del universo arácnido actual es esta sitcom protagonizada por supervillanos y cargada de humor negro y mala leche


Boomerang sigue siendo el centro de atención de una trama que, sin embargo, no olvida al resto de componentes de esta curiosa formación, ofreciendo de paso la narración del inesperado pasado de esta Escarabajo, emparentada con un villano del Hombre Araña que seguramente muchos lectores más jóvenes no hayan conocido nunca. Spencer se esfuerza por exponer el carácter malévolo de estos personajes, haciendo siempre referencia al poco glamour y la cutrez que en cierta forma les caracteriza, y más en comparación con otros grandes villanos del Universo Marvel. La normalidad se convierte así en un elemento cómico dentro de un universo de fición tan dado a la pompa y la trascendencia, vacía en muchas ocasiones, como demuestra la conversación entre el citado Boomerang y Mach-VII, en la que estamos seguros más de un lector habrá soltado una buena carcajada.

Por su parte, Steve Lieber está cada vez más inspirado. Cuida cada detalle para que estos Seis Siniestros, los más descacharrantes de la historia, nos sorprendan en cada viñeta con recursos inspirados de grandes como David Aja y su Ojo de Halcón. Como aquella, esta es una serie diferente, que busca recursos y métodos rupturistas, alejados de lo habitual en el cómic pijamero. Y nosotros, nos alegramos por su existencia, y sufrimos por sus malas ventas. Mientras, ¡¡¡a disfrutar!!!

contactarEdición impresa